miércoles, 8 de noviembre de 2017

TALLARINES DE CALABACÍN





La Baronesa Frambuesa, ha resuelto cambiar sus costumbres alimenticias. Yo pensaba que esta determinación tenía su origen en un renovado  interés por cuidar su dieta y su salud física (y mental, no estaría mal); que un análisis detallado de sus costumbres  le había llevado a ello. Y era cierto. Después de un análisis exhaustivo  de lo que es tendencia, ha decidido el cambio, porque,  a ella, a  " cool" y "new foodie" , ¡no le gana nadie!... ¡hasta ahí podíamos llegar! 

Así que se acabaron sus recetas viejunas: a partir de ahora, mucha cocción al vapor, o crudites. Hoy ha entonado toda una letanía de sus pecados: 
Se acabó la carne roja (que es veneno) 
Se acabaron la mayor parte de los pescados (o son de granja o tienen anisakis)
Se acabó la nutella y derivados (que lleva aceite de palma)
Se acabaron los embutidos (llevan conservantes)
Se acabó la pasta  (muy malas las harinas)
Se acabo el jamón ibérico (de lo peor, muy caro)
Se acabó el chocolate (lleva grasas añadidas)
Se acabaron la mitad de las frutas y verduras (¡a saber cómo las cultivan!)
Se acabaron los yogures (¡a saber con qué se hacen!) 
Se acabó la leche (quién sabe de dónde sale)
Se acabó el agua embotellada (seguro que es radiactiva)
Se acabó el azúcar (lo peor, veneno puro, pecado mortal)...¡¡ ¿Cómo?!!... el azúcar ¡¡¿¿también??!!!!... En este punto ha empezado a flaquear
Bueno, ...iremos poco a poco (ha dicho), los cambios radicales, no son buenos.  Para empezar, hoy, comemos calabacines... lo demás ...  
Está claro, lo del azúcar se lo tiene que pensar.



INGREDIENTES:
- para dos personas-
3 calabacines grandes
6 cucharadas de salsa de tomate
40 gr, de queso
orégano
albahaca
sal 
aceite de oliva
50 gr de jamón (opcional)



ELABORACIÓN:
En realidad estos "tallarines"  cada uno los preparará  a su manera,  como a cada uno le guste la  pasta, Yo cuando preparo pasta, lo hago de la manera más simple (y rápida),   con muy pocos ingredientes y eso sí,  con una salsa de tomate "muy seca" (parece un contrasentido, ya lo sé), que no tenga agua y que "tiña" mucho la pasta, que esta quede  suelta y sin nadar para nada  en salsa. Pero claro, cada uno tiene sus gustos.

Utilizando un pelador de patatas , pelamos los calabacines, y vamos haciendo finísimas láminas verticales a lo largo ; después con un cuchillo cortamos  esas láminas de calabacin, dejándolas en tiras, como los tallarines, Hay   cortadores de verduras, muy sencillos y baratos que obtienen directamente las tiras. Realmente no lo necesitamos, con el pelador de patatas y el cuchillo podemos hacerlo rápidamente.

Colocamos las tiras con un poco de sal, en un bol de cristal, tapamos con film de cocina y llevamos al microondas cinco minutos

En una sartén a fuego fuerte ponemos unas gotas de aceite de oliva, añadimos la salsa de tomate con albahaca y orégano, cuando comience a hervir, bajamos a fuego mínimo  hasta que pierda todo el agua y resulte una salsa muy densa. Si utilizamos jamón, lo añadimos antes del tomate y procedemos igual.

Escurrimos bien los tallarines , porque habrán soltado agua. Mezclamos los tallarines con el tomate   y  colocamos en la fuente de horno, cubrimos con queso y orégano y gratinamos.

domingo, 5 de noviembre de 2017

TARTA DE MANZANA, CARAMELO SALADO Y CRUMBLE DE ALMENDRA





El invierno, casi  ha llegado. ¿ Qué hacer ante el frío? La Baronesa Frambuesa lo tiene claro:  mucha energía interna en modo de calorías y muchas capas de envoltorio externo. Tal cual su tarta: un interior de caramelo y, por si no fuera suficiente, un envoltorio de crumble de almendra, así ... bien arropada. Y es  que,  esta tarta es ideal para días invernales. Aporta calorías considerables, pero... ¡quién puede resistirse!... como a la Baronesa , siempre nos quedará la excusa del frío.


INGREDIENTES:
- para un molde de 24 cm-

1 paquete de pasta quebrada de 250 g, (he utilizado el de Lidl)
3-4 manzanas,  ácidas si es posible

caramelo  salado (sobrará)
150 gr de azúcar
150 gr. de nata para cocinar
3-4 cucharadas de agua
2 cucharadas de zumo de limón
media cucharada de café de sal

crumble
50 gr. de mantequilla fría en cubos  
50 gr. de harina de repostería
50 gr. de almendra molida
50 gr. de azúcar (he puesto 35 gr.)
3 o 4 cucharadas de almendras laminadas




ELABORACIÓN:

1.- Elaboramos el caramelo (*) . Colocamos en un cazo amplio el azúcar con el agua y el limón y llevamos al fuego, sin remover.  Cuando el caramelo tenga un color "rubio", vertemos parte de la nata,  que habremos calentado previamente en el microondas. Hay que tener cuidado porque salpicará y puede quemarnos; también porque, si el recipiente es pequeño rebosará, con el desastre consiguiente sobre la vitro. Cuando haya bajado el "burbujeo", añadimos el resto, removemos con la cuchara y retiramos. Fuera del fuego añadimos la sal y reservamos.

2.- Forramos el molde con la pasta, vertemos el caramelo  y colocamos sobre él las manzanas cortadas en laminas gruesas, cubriendo bien toda la superficie. Doblamos los bordes de la masa sobre la manzana.

3.- Crumble. Mezclamos harina, azúcar, almendra y almendra laminada. Añadimos la mantequilla fría en dados y mezclamos, tiene que ser algo rápido y debe quedar una masa nada uniforme, granulada , una especie de migas gruesas;  podemos hacerlo antes y reservarlo en el frigo.

4.- Colocamos el crumble sobre la tarta y llevamos al horno. Coceremos la tarta a 200 gr. aprox 30 minutos, tapada  con papel de horno, para que no se queme la superficie. Transcurrido este tiempo, bajamos la temperatura a 180-170 grados, y retiramos el papel para que se dore la superficie, y mantenemos en el horno 15 minutos aproximadamente, vigilando que no se queme. 


Esta es una tarta para tomar en el día, al igual que las de bizcocho al día siguiente están estupendas, esta pierde de un día para otro.
Podemos tomarla tibia acompañada de un helado de yogurt o cualquier otro poco azucarado, pero realmente es una tarta consistente que no necesita más acompañamiento.



Para ser precisos hay que decir que el caramelo salado se elabora únicamente con azúcar y mantequilla salada. La mayoría de las preparaciones que incluyen caramelo salado se elaboran como el que utilizo en esta receta;    es más un toffee, al que añaden algo de mantequilla (sin sal);  yo he prescindido de la mantequilla, para no incrementar aún más las calorías y porque para esta receta no me parecía necesario. 



(*) Si nos interesa el tema del caramelo,  en el blog  Chocolatisimo (buenísimo), hay  una explicación clara y detallada sobre como hacer caramelo



lunes, 23 de octubre de 2017

TARTA DE GANACHE DE CHOCOLATE Y FRUTA (FÁCIL Y RÁPIDA)




Esta es una tarta sencilla, para salir del paso,  de lo más básica y simple... "simplona", según la Baronesa Frambuesa. Tiene su parte de razón. Es una tarta rápida y muy fácil, muy ideal para niños y para los amantes del chocolate, que se hace en poco tiempo. A veces no tenemos todo el tiempo o todas las ganas para complicaciones, y hay que tener un  "plan b" (m  o z ), que nos permita llegar al postre,  aunque no sea la "bomba". Según la Baronesa "te ha salvado el Valrhona", dice... ja,ja,ja...tiene razón, un buen chocolate lo cambia todo! 




INGREDIENTES:
- BIZCOCHO-
3 huevos
3 cucharadas soperas de azúcar
3 cucharadas soperas de harina

-ALMIBAR-
un vaso de agua
3 cucharadas de azucar
un palito de vainilla
piel de naranja o limón

- RELLENO-
en mi caso higos en almíbar, servirá lo que tengamos:
fruta en almíbar, fruta fresca, macedonia, etc
2 bricks de nata
140 gr. de chocolate
4 cucharads soperas de azucar glass
1 sobre de estabilizante para nata  Dr. Oetker (opcional)




ELABORACIÓN:
Calentamos la nata con el chocolate , sin que hierva, hasta que el chocolate este disuelto. Llevamos al frigo para que enfríe (si está desde el día anterior, no pasa nada) 


2º  Conectamos el horno a 180º

 Batimos las claras a punto de nieve

 Añadimos las yemas y seguimos batiendo, después el azúcar (batimos), y por último la  harina tamizada

 Vertemos la preparación en un molde y llevamos al horno , aproximadamente, 15 minutos y retiramos


 Mientras  el bizcocho está en el horno,  hacemos un almíbar. Llevamos al fuego el agua, azúcar, vainilla, y piel. Dejamos hervir 5 minutos. Retiramos 

7º Montamos la nata con el chocolate, que debe estar  muy fría, añadimos el azúcar y el estabilizante, si vamos a utilizarlo





9º Bañamos con el almíbar el bizcocho. Colocamos sobre él la fruta elegida. Colocamos la nata en una manga pastelera con boquilla y cubrimos la tarta. Realmente esta nata es una ganache  de chocolate




Si la tarta no es para niños podemos añadir a la ganache el licor que más nos apetezca, y también podemos aromatizar el almíbar. En este caso no lleva nada de licor . 

La calidad del chocolate en esta preparación se percibe más que en ninguna. En este caso, esta tarta rápida y para salir del paso, se hizo con un resto de chocolate Valrhona, un Noir Caraibe 66%,  que había sobrado después de montar una  mesa dulce para  una boda. Realmente a mí (que me gusta el chocolate, pero tampoco con locura),  me parece buenísimo, de esas cosas que valen lo que se paga por ellas.

jueves, 5 de octubre de 2017

HIGOS EN ALMÍBAR




Para la Baronesa Frambuesa el fin del verano tiene pocas cosas buenas, no es mujer de días grises y oscuros;  la luz, el sol y el calor  del verano es lo suyo.  Una de las pocas cosas buenas que encuentra en estas fechas,  es la llegada de una fruta, tan escasa,  como son los higos de septiembre. Sí, además, son de origen totalmente conocido y por ello, totalmente naturales, se convierten para ella en uno de los bocados más esperados. 
Comería higos durante todo el año pero, como eso no es posible, aprovecha para hacer acopio para el invierno, cual  hormiguita ... ¡qué bonito!... ¡qué poético!... ¡¡qué cuentista!! ... estaría bien... ¡si fuera cierto! La realidad  es que, cual hormiga, intenta guardar para el invierno pero, cual cigarra  ¡nunca lo consigue!... Los higos duran poco en su mesa , le pone voluntad:  prueba alguno y el resto,  los reserva   para preparar en almíbar,  y utilizar para acompañar foie, caza o hacer tartas, durante el "duro" invierno. Misión imposible;  tienen una vida corta... muy corta... Vamos,  que no necesita procesos de envasado porque no da tiempo.  Aun así, preparar higos en almíbar al estilo de la abuela ( ¿la suya?...seguro que no), es uno de los rituales del final del verano de esta cigarra ilusionada con sentirse  hormiga


INGREDIENTES:
 higos
 azúcar; 20% del peso de los higos (*)
 brandy (opcional)



ELABORACIÓN:

Lavamos muy bien los higos y les cortamos el rabillo, sin pelarlos

Los colocamos en una olla, bien distribuidos y espolvoreamos con el azúcar. Colocamos en el fuego y cuando comience a hervir, bajamos el fuego y los dejamos a fuego bajo, durante 25-30 minutos. Retiramos del fuego y dejamos reposar hasta el día siguiente

Con cuidado damos la vuelta a los hijos y  repetimos la operación (cocer 30 minutos a fuego bajo). Dejamos reposar hasta el día siguiente.

Volvemos a llevar al fuego, transcurridos 25-30 minutos, rociamos con el brandy y dejamos cocer 10 minutos más. Retiramos

Al día siguiente colocamos en botes esterilizados y hacemos vacío, salvo que vayamos a comerlos en pocos días, en ese caso guardamos en el frigo, sin más




(*) La fruta en almíbar debe llevar una cantidad superior de azúcar para su conservación. Nunca la cantidad de higos que hago es tan grande, como para tener una "producción" muy  elevada que necesite conservarlos , sé que no dará tiempo a que se estropeen , se comerán antes;  de todas formas los conservo en el frigo  para evitar que se estropeen. El higo es una fruta muy dulce y nunca me gusta lo dulce muy dulce, por lo que para mí no necesitan más azúcar porque se volverían empalagosos. Como siempre,  es cuestión de gustos





Los higos deben quedar enteros, sin deshacerse, conservando su forma. Para ello hay que manipularlos con cuidado: colocar bien extendidos en una olla grande, no revolver nunca; darles la vuelta utilizando dos cucharas; cocer a fuego suave. El proceso es "tonto". LLeva poco tiempo "real" de trabajo, solamente debemos dejarlos reposar unos días, olvidándonos de ellos.

Están buenos con todo: con yogurt, con queso fresco, con un foie, con platos de caza o cerdo y, como no, para hacer tartas...todo esto si sobreviven y no nos los comemos antes.


jueves, 20 de abril de 2017

MILHOJAS DE FRESAS





Los niños y la Baronesa Frambuesa no casan muy bien... vamos... no casan nada. No los encuentra  divertidos ni interesantes (salvo que el angelito sea tan singular como ella),  y no tiene ningún interés en conquistarlos, despertar su curiosidad o hacer una exhibición de inocuas  rarezas que la conviertan en la loca del cuento. Realmente los mira como a bichos raros, claro que   el sentimiento es reciproco.
En las pocas (y obligadas) ocasiones  que tiene que "alternar" con ellos, no hace ningún  esfuerzo. Si fuera española diría aquello de : "lentejas, si las quieres las comes y si no... también".  En la mesa es estricta (lo que  se agradece)  y no hace concesiones a comidas infantiles. Según ella , el gusto y los modales no siempre vienen "de serie" (¿será como  el airbag en los coches?), así que hay que educarlos desde el principio, sin concesiones... Sólo cuando llega el postre cambian las cosas y convierte  un clásico milhojas,  en el "milhojas de la Barbie". No tengo claro si es  un guiño infantil al invitado,   al color del mantel, o a ella misma ...



INGREDIENTES:
para 8-10 raciones

2 planchas de hojaldre de 275 gr. cada una (he usado Ldel , rectangular)

- crema diplomática-
- para la crema pastelera- (*)
250 ml de leche entera (500 ml)
una vaina de vainilla
piel de naranja o limón
50-60 gr. de azúcar (120 gr.)
25 gr de maicena (50 gr,)
2 yemas de huevo(3)
+
200 ml. de nata para montar
4 cucharadas soperas de azúcar glass
2 sobres de Natafix de Dr. Oetker

400 gr. de fresas (*)


ELABORACIÓN:

CREMA PASTELERA
1º  Infusionar la leche.  Para ello ponemos en una olla, la leche, el azúcar, la  vainilla y la piel piel del cítrico. Cuando hierva lo retiramos y lo dejamos tapado.
2º Mezclamos en un bol la maicena y las yemas, añadimos 2 o 3 cucharadas de leche y disolvemos perfectamente.
3º Ponemos la leche al fuego sin la vainilla ni la piel; cuando hierva volcamos el contenido del bol. Cocemos la crema, sin parar de revolver en ningún momento, hasta que espese. Bajamos el fuego y seguimos cociendo (y revolviendo) unos 10 minutos más. Si la crema hace grumos (no debería), metemos la turmix y seguimos removiendo a fuego bajo-medio. Vertemos en un bol y cubrimos con papel film "a piel", es decir, con el plástico pegadito a la crema, de esta manera evitamos que haga costra al enfriar.

4º Encendemos el horno a 200 grados. Colocamos las planchas de hojaldre sobre papel de cocina, las doblamos a la mitad, las pintamos ligeramente con una brocha mojada ligeramente en agua con azúcar. Pinchamos con un tenedor toda la superficie repetidamente. Llevamos al horno arriba y abajo, El hojaldre no tiene que subir en el horno, por ello debemos vigilarlo y abrir periódicamente  (habrá que hacerlo varias veces) y pincharlo con el tenedor repetidamente. Cuando este bien dorado lo retiramos del horno 

5º Montamos la nata como de costumbre (bol, varillas y nata , muy muy fría), a medio montar añadimos el azúcar y Natafix , que le dará más consistencia e impedirá que se baje, y seguimos batiendo hasta que esté perfectamente montada.

6ºAñadimos a la crema fría un par de cucharadas de nata y mezclamos, lo más normal es que por la diferente consistencia haga grumo. Metemos nuevamente la Minipimer, hasta que la crema se vuelva más fluida. Añadimos el resto de la nata, con cuidado para que no se baje, hasta que se integre perfectamente. Mezclamos con las fresas

7º Colocamos un aro de pastelería sobre la fuente de servir, y dentro de él, una plancha de hojaldre. Extendemos la crema de fresas y cubrimos con la segunda plancha de hojaldre. Lo llevamos al frigo un par de horas

8º Cubrimos el milhojas con un glaseado hecho con  azúcar glas (mucho, unos 250 gr. aprox, aunque afortunadamente no se usará todo), y unas gotas de agua, hasta que se forme una crema, que extenderemos por encima, creando una capa ligera (a menos , que nos chifle el azúcar en cantidad), También podemos utilizar unas cucharadas de zumo de fresa, en lugar del agua, con lo que adquirirá un tono rosado sin necesidad de colorantes químicos. Retiramos el aro y listo




(*) La crema diplomática debería llevar mitad de crema pastelera y mitad de nata montada, por ello pongo las cantidades entre paréntesis. Yo he puesto solo la mitad porque prefiero el resultado con más nata y menos crema 
(*) Podemos cortar las fresas en trozos pequeños y dejarlas macerar con un par de cucharadas de azúcar y un poco de zumo de naranja  o unas cucharadas de licor, o un par de cucharadas de vinagre de moneda.   escurrimos y añadimos a la crema. Si no tenemos tiempo (o ganas) simplificamos sin macerar las fresas

miércoles, 29 de marzo de 2017

ESCALOPINES AL CABRALES






A la Baronesa Frambuesa le fascinan los quesos de calidad, según ella,  un buen queso debe degustarse como corresponde a un gran producto, apreciando todo su sabor y cada matiz del mismo, con los acompañamientos adecuados  y sin desvirtuar su sabor y textura.  Aún así , en ocasiones (pocas), utiliza el queso para realizar platos  como éste, una preparación muy fácil, rápida y socorrida.    Eso sí, no vale utilizar quesos de poca calidad; es necesario un buen queso, en este caso un buenísimo Cabrales, pero también podemos utilizar cualquier otro buen queso azul. No es un plato elaborado ni complicado, pero podrá solucionar una comida sin mucho esfuerzo. 



INGREDIENTES:
1 kg. de escalopes (no demasiado finos) de carne de ternera o cerdo
aceite
sal y pimienta
harina
2 cebollas grandes
vino blanco
150 gr, de queso Cabrales
80-100 ml. de nata para cocinar (*)


ELABORACIÓN:

Cortamos la cebolla y la pochamos en aceite de oliva, hasta que esté bien pasada.
Trituramos la cebolla con la Turmix, Añadimos medio de vaso de vino blanco y el queso, Removemos hasta que esté disuelto
Limpiamos bien la carne de nervios y grasa. Salpimentamos ligeramente. Pasamos por harina muy muy ligeramente , sacudimos para que no tenga exceso de harina. Los pasamos por  aceite bien caliente, vuelta y vuelta. Sacamos y escurrimos sobre papel de cocina
Colocamos los escalopes en la salsa, añadimos la nata  y llevamos a ebullición. Retiramos 



(*) Generalmente los escalopines al Cabrales, no se cocinan así,  se hacen utilizando gran cantidad de nata. Yo prefiero esta forma de hacerlos, creo que con la base de cebolla no es necesario, para crear una salsa untuosa y sabrosa, utilizar más nata, Como es natural, cada uno tiene su forma de hacerlos y sus gustos y hay quien prefiere una salsa que lleve exclusivamente nata y queso, que  está buenísima pero resulta más contundente.

lunes, 27 de marzo de 2017

TARTA DE PERAS Y ALMENDRA - TARTA BOURDALOUE




Según la Baronesa Frambuesa, el nombre de esta tarta (¡riquisisimaaa!) es muy dado a malas interpretaciones. No me extraña, yo, en mi total ignorancia de idiomas extranjeros, sería incapaz de pronunciarlo. Pero no,¡ qué va!, nada tiene que ver con la  pronunciación del palabro. 

Los equívocos vienen por el significado, porque,  la palabra bourdaloue (en inglés) denominaba  un artilugio  bizarro, insólito, increíble  y   rocambolesco por demás, que las refinadas damas del siglo XVIII y parte del  XIX, utilizaban en lugares públicos carentes (cosa normal entonces) de aseos. No diré más. Pero advierto: si encontramos una pieza antigua en porcelana o plata, con aspecto de salsera  carente de hendidura para verter la salsa,  o  aspecto de taza alargada, probablemente no es lo que parece.  No sé... a veces la Baronesa cuenta historias tan increíbles, que cuesta creerlas... pero,  bien mirado, ella misma es bastante increíble...

Visto lo visto, habría sido  mejor que la tarta llevara otro nombre, pero cuando fue creada en París, hacia 1850 , era común que las tartas recibieran el nombre de la calle donde estaba la pastelería (en su caso, rue Bourdaloue) , y no del establecimiento o del pastelero autor de la misma. 

Decidido: la llamaré simplemente, tarta de almendra y pera...  y no compraré ¡jamás! una salsera que no tenga pico...




INGREDIENTES:
-para 6 tartitas individuales de aprox 11 cm de diámetro- (*)
---
6 peras
agua
200 gr, azúcar
1 vaina de vainilla
zumo de limón
----
8 hojas de pasta filo (*)
200 gr. de almendra molida
200 gr. de azúcar
160 gr. de mantequilla
4 huevos
6 cucharadas de licor (brandy, amareto, ron...)
almendra laminada o granillo de almendra



ELABORACIÓN:

Pelamos las peras, dejando el rabillo, Las cubrimos de agua, añadimos el azúcar y la vaina de vainilla abierta longitudinalmente. Tapamos con film y llevamos al microondas. El tiempo dependerá de lo maduras que estén las peras, pueden ser 10-15 minutos. Lo sabremos cuando un cuchillo las atraviese con facilidad. 

. Forraremos cada molde con una hoja de pasta filo y 1/4 de otra. Extendemos la hoja y pincelamos ligeramente la mitad con mantequilla liquida, doblamos; pincelamos la mitad resultante y volvemos a doblar; quedara la hoja doblada en cuatro, como un pañuelo; pincelamos y colocamos el cuarto de hoja restante. Lo colocamos en el molde

Batimos la mantequilla hasta que duplique su volumen; añadimos el azúcar y continuamos batiendo. Añadimos los huevos uno a uno y finalmente la almendra molida y el licor.

Distribuimos la crema de almendra en los moldes. Con cuidado de no romperlas, descorazonamos las peras por la base, Colocamos una de ellas en el centro de cada molde.  Espolvoreamos con  el granillo o la almendra laminada.

Horneamos a 180 grados, aprox 25 minutos. Debemos tapar los moldes con papel de aluminio para evitar que se quemen, pues la pasta filo se quema rápido.



(*) Si no tenemos moldes metálicos de esta medida, podemos hacer una tarta grande, o bien utilizar los moldes de aluminio de usar y tirar que se vende por muy poco precio.

(*) La receta original lleva pasta brisa, la he sustituido por pasta filo lo que hace la tarta super ligera. 


jueves, 16 de marzo de 2017

BROWNIE (FALSO)




A la  Baronesa Frambuesa le sorprende la afición por lo falso. Según ella, ésta es costumbre extendida en este país,  más que en ningún otro, y no... tampoco hay que exagerar, no estamos solos en el universo de los must chinos. No hay rincón en el mundo, donde no te encuentres   "vutones, chaneles  guchis y dolches" en todas las esquinas; hacemos pódium (seguro), pero medalla de oro no somos...de momento. No comprende que satisfacción produce  llevar piezas falsas y aparentar lo que no existe si, además,  se lo toman en serio, le fascina.  No sé si es inocencia, sencillez , no conocer otra cosa que lo auténtico o elegancia;  bueno... tener   un armario del tamaño de la Capilla Sixtina, creo que también ayuda. Lo cierto es que ,  siempre tiene olfato para descubrir persona, animal o cosa  que no es lo que parece. 

Sin embargo,  el olfato hoy le ha fallado con este falso brownie. Mucho más ligero que un brownie de verdad, sin harina, con mucho menos azúcar y más razonablemente calórico que un auténtico brownie, le ha encantado y no ha cuestionado ni el nombre, ni la marca, ni la calidad, vamos... como un "auténtico vuton chino de mentira". Siento que se me están achinando los ojos...




INGREDIENTES:
- para 12 unidades -

250 gr de chocolate (*)
50 gr. de mantequilla
6 huevos
60 gr. de azúcar (*)

ELABORACIÓN:

Fundimos el chocolate a baja temperatura en el microondas. Añadimos la mantequilla
Mientras el chocolate entibia, batimos las claras a punto de nieve, con una pizca de sal
Batimos las yemas con el azúcar hasta que tripliquen su volumen, y las añadimos al chocolate, mezclando rapidamente. Si no tenemos mucho tiempo, suprimimos este paso y lo añadimos directamente al chocolate
Añadimos las claras integrando bien, pero con suavidad para que no pierdan volumen
Dejamos reposar en el frigo media hora (si tenemos tiempo).
Untamos abundantemente con mantequilla los moldes y cocemos a 180 grados, aprox. 12 minutos. Dejamos reposar un par de minutos ,  desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.




(*) En esta receta cuanto mejor sea el chocolate , mejor será el resultado final, lógicamente el sabor del chocolate de calidad se aprecia mucho

(*) La cantidad de azúcar es muy personal; estos llevan 5 gr. por pieza, en mi casa eso es suficiente, pero seguro que para algunos se quedará muy corto. Sabe a chocolate pero no es en absoluto dulzón

Estos bizcochitos admiten las variaciones que se nos ocurran, Algunos llevan un caramelo machacado groseramente, lo que da un gusto especial. Otros llevan por encima Lacasitos, que no aportan absolutamente nada, pero a los niños les gusta. Nueces al más puro estilo brownie, pasas, frutos secos, frutas confitadas... todo cabe Podemos añadir un topping a nuestro gusto; yo he introducido una cereza cubierta de chocolate y lo he terminado con nata mezclada con cacao, azúcar y un estabilizante para nata, para evitar que se baje, De todas formas, nunca aguantará tanto como los clásicos toppings de queso o mantequilla, aunque eso sí, será más ligero

Este bizcocho es   ideal como base para tartas, Con la mitad de estas cantidades tendremos suficiente para realizar una base de tarta; también para   una cheesecake mezclada con este bizcocho. Nos aportara sabor, y base para la tarta sin añadir harina, lo que la hará más ligera



jueves, 16 de febrero de 2017

SALMÓN GRATINADO CON CREMA DE PUERROS



Conociendo la pasión de la Baronesa Frambuesa por el salmón y por la pesca del salmón, mejor no darle opción o podrá contar historias durante horas. En una cosa tiene razón: "el salmón ya no es lo que era".  Según ella,  antes de la proliferación de criaderos, el salmón era un pescado apreciado, reservado para ocasiones, con un plus de distinción y elegancia...  Y una excusa perfecta para escaparse, con su difunto esposo (el Barón, of course),  a la rivera de cualquier (selecto) río, poblado de peces y pescadores a partes iguales, todos ellos saltando y brincando. Los primeros huyendo de los segundos, y los segundos, celebrando que los primeros habían mordido el anzuelo. 
En realidad, tiene razón, para lo bueno y para lo malo, ya no es lo que era. Para lo bueno, porque ahora es un pescado al alcance de todos, el precio es muy asequible y ya no es, ni mucho menos, un bocado exquisito para ocasiones especiales, es un plato para cualquier día. Para lo malo, porque la cría en granjas supone que la calidad del pescado es distinta, El característico color "salmón" ya no tiene su origen en la alimentación a base de crustáceos, que pigmentaban su carne y le daban ese color ( y sabor) verdaderamente bonito. Ahora, el color viene dado por la alimentación  a base de productos sintéticos,  que logran el tono deseado. C`est la vie ... y la industria. Todo ha cambiado... ¡hasta los salmones!
Aun así, el salmón sigue gustándole,  su preferido es el  salmón marinado, que comería un día sí y otro también; pero también los platos de salmón al horno como el salmón a la sidra , o este plato,  tan sencillo, al que el puerro le da un toque especial. 


INGREDIENTES:
lomos de salmón sin piel ni espinas
ajo puerro
harina
leche
sal
pimienta
nuez moscada
mantequilla o aceite


ELABORACIÓN:
Elaboramos una crema de puerro ligera (*), siguiendo la  receta del pastel de puerros y hojaldre , para ello



 Picamos muy finamente  los puerros, sólo la parte blanca. Los colocamos en un bol y lo llevamos al microondas con tres cucharadas de agua por espacio de 3 minutos, sacamos y dejamos reposar tapado cinco o diez minutos aproximadamente. Escurrimos sobre un colador porque habrán soltado agua. Ésto lo hacemos para que el puerro se cocine y el tercer paso sea más rápido

 En una olla colocamos los puerros a fuego bajo, para que pierdan el exceso de agua, aproximadamente unos 5 minutos, con cuidado, no deben quemarse ni coger color

 Añadimos al puerro mantequilla (o aceite de oliva) y dejamos que se vaya haciendo. Si omitimos el paso 1, tendremos que tenerlo al fuego hasta que se cocine, mucho más tiempo, de esta manera lo haremos más rápido

 Añadimos harina al puerro, mezclamos bien y seguimos el procedimiento de una bechamel clásica. Cocinamos un par de minutos para evitar que la bechamel tenga sabor a harina cruda. Vamos añadiendo la leche caliente por tandas, sin dejar de remover con varilla manual, hasta adquirir la consistencia deseada. Añadimos sal y ralladura de nuez moscada al gusto. 

Salpimentamos ligeramente los lomos de salmón, y les damos  un golpe rápido de sartén , vuelya y vuelta,  con muy poco aceite, ya que el salmón es un pescado muy graso

Colocamos los lomos en una fuente, cubrimos con la crema de puerros y llevamos al horno, aprox  20 minutos a 200 grados, si vemos que la crema se dora demasiado, tapamos con papel de aluminio.


(*) Esta crema de puerros admite muy bien la congelación, si hacemos cantidad y envasamos en bolsas,  la tendremos siempre disponible y nos servirá para realizar muchos platos.