domingo, 11 de febrero de 2018

CARRILLERAS DE IBÉRICO AL VINO, EN OLLA RÁPIDA



No puede decirse que el consumo  de carnes viva su mejor momento, parece haber un cierto recelo y más aún si hablamos de carne de cerdo. Aun así, la Baronesa Frambuesa, piensa que no conviene exagerar con las "maldades de la carne"... no sé muy bien si esto lo dice con segundas... En cualquier caso , de vez en cuando, no dice que no a un buen plato de carne... en realidad, no dice que no a casi nada cuando se sienta a la mesa. Si, además,  es invierno (para ella,  el invierno y el frío lo justifica todo en materia gastronómica),  y se trata de producto de cerdo ibérico no puede resistirse, Estas carrilleras de cerdo ibérico son un producto de calidad, con alto contenido en grasa, ciertamente, y muy fáciles de preparar. Eso sí, conviene caerle bien al carnicero y que sea él quien las limpie, de lo contrario, dejaremos de consumirlas, no ya por lo que se dice, sino porque nos dejaremos las uñas. 


INGREDIENTES:
1 kilo de carrilleras de cerdo ibérico
1 zanahoria
2 cebollas no muy grandes
1 zanahoria
sal
pimienta
tomillo
una hoja de laurel
2 ajos
1 vaso de vino de calidad, yo he utilizado fino
aceite de oliva (*)


ELABORACIÓN:
1. Lo primero y más latoso es limpiar bien las carrilleras de la grasa externa y la telilla que las envuelve
2. En un bol colocamos las carrilleras, añadimos todos los ingredientes (las verduras cortadas en trozos) y finalmente el vino. Tapamos con film de cocina y dejamos macerar 1 hora mínimo.
3. Calentamos el aceite y cuando esté bien caliente, vamos añadiendo las carrilleras , para que se doren y sellen.Sacamos y reservamos
4.En el aceite de freír las carrilleras pasamos las verduras. Una vez que hayan tomado color y estén ligeramente pasadas, añadimos las carrilleras y el vino de la maceración.
5. Tapamos la olla rápida. Cuando hayan subido los dos aros, calculamos 15 minutos y apagamos el fuego, pero mantenemos la olla sobre la placa hasta que hayan bajado totalmente los aros. Las carrilleras deben estar bien pasadas,  las de  cerdo ibérico  suelen ser muy pequeñas, y con este tiempo están perfectamente pasadas.
6. Abrimos, sacamos las carrilleras y dejamos que la salsa reduzca y probamos de sal. Podemos después, servir las carrilleras con la salsa tal cual, o bien, triturar la salsa con la Minipimer

(*) Debe utilizarse el aceite necesario, pero sin excederse para que no resulte una salsa excesivamente grasienta. Las carrilleras tienen bastante grasa infiltrada y durante la cocción soltaran grasa y también la gelatina que las hace tan melosas.

Las carrilleras menguan mucho al cocinarlas, con lo cual 1 kilo alcanzará para 4 personas, justito. Es mejor prepararlas el día antes, aparte de adelantar trabajo, ganan en sabor. Como he tenido un pequeño desastre, no tengo más fotos, pero aseguro que lo buenas que están es inversamente proporcional a lo poco fotográficas que son. Palabra

jueves, 8 de febrero de 2018

BIZCOCHO DE PERA Y CACAO





Sobre gustos no hay nada escrito...o eso se dice. Falso, según la Baronesa Frambuesa, hay escrito ¡y mucho!...   En este punto, conviene aclararle que hablamos de gustos por la comida, antes de que se vuelva tremendamente intransigente y  dogmática: esto sí, aquello no, lo otro jamás, lo de más allá en ciertas ocasiones... ¡en fin!. Lo bueno del asunto (si se puede decir así) es que le sale natural, nada tiene que pensar, sin esfuerzo ninguno; ni siquiera resulta ofensivo, aunque en ocasiones  puede ser muy gráfica en sus valoraciones (demasiado). 
En cualquier caso  y aclarado que hablamos de comida, nada hay más cierto que el dicho. Cada cual tiene sus preferencias (afortunadamente). Lo que para uno es una exquisitez para otro puede resultar incluso repugnante. Tratándose de bizcochos (o cakes, según lo cursi que tengamos el día), ocurre igual. Algunos quieren bizcochos secos y compactos, de esos que hay que mojar para que pasen. La Baronesa frambuesa los detesta. Quizá sea porque eso de mojar en la taza es para ella, uno de los mayores atentados al buen gusto (no hay que tomárselo en cuenta, ya digo... es su natural).  Famosa es la anécdota según la cual, el rey Alfonso XIII, cuando quería provocar a la reina Victoria Eugenia de estrictos modales ingleses, mojaba en la taza todo lo que aparecía en la mesa a la hora del té. 

La única excepción son  los churros (que una cosa es ser estricta y otra, bien distinta, cursi),  pero el resto es , según ella, una provocación. No digamos ya, cuando en un alarde de "elegancia", se utiliza el tenedor para pinchar el trozo y mojarlo en la taza...  no vamos a negar que a veces, tiene razón en ponerse talibán, la verdad. Con este bizcocho no habrá riesgo. Es un bizcocho súper jugoso, súper esponjoso y ligero, de esos que se deshacen en la boca sin necesidad de provocar a una Baronesa



INGREDIENTES:
3 huevos grandes
200 gr de mantequilla
230 gr de azúcar
Vainilla
200 gr de harina
30 gr de cacao
Una cucharada sopera de  levadura Royal
Una cuarta parte de una cucharilla de café de bicarbonato
½ vaso de leche + ¼ de vaso de licor (brandy, Baylies, etc)
2 peras


ELABORACIÓN:

Forramos un molde con papel de horno. Colocamos unas láminas de pera alrededor 
Separamos las yemas de las claras. Batimos a punto de nieve y reservamos
Batimos la mantequilla a temperatura ambiente, hasta que doble su volumen. 
Añadimos las yemas y batimos con las varillas. 
Añadimos el azúcar ,  abrimos una vaina de vainilla raspamos con el cuchillo y lo echamos a la mezcla.  (si no tenemos servirá una cucharada de esencia de vainilla) , seguimos batiendo bien.
Cortamos la pera en cuadrados pequeños y añadimos a la crema
Mezclamos harina, cacao, levadura y bicarbonato
 Añadimos la mezcla de harina (tamizada ) en tres veces y el liquido en dos, mezclando muy bien después de añadir cada parte. Hacemos: harina-liquido-harina-liquido-harina
Finalmente añadimos las claras a punto de nieve
Cocemos en el horno, precalentado durante media hora a 200 grados; dejamos 15 minutos más a 170-180. Pinchamos y si sale limpio el tester, o el palillo está listo


Este es un bizcocho muy húmedo y  súper esponjoso y ligero, de los que casi  se deshacen.  Las claras  batidas  que introducen aire en la preparación, el batido de todos los ingredientes y la mezcla de levadura y bicarbonato hace que suba y quede muy  muy ligero. El bicarbonato siempre se ha usado como gasificante en pastelería. Es muy efectivo pero, en mi opinión, si nos pasamos de cantidad, el bizcocho puede tener un cierto regusto , mejor mezclarlo con la levadura de siempre.


domingo, 4 de febrero de 2018

FLAN PATISSIER



Impensable finalizar una comida "decente" sin un postre. 
Para la Baronesa Frambuesa es pecado mortal no cumplir con este mandamiento. Da igual lo bueno y excelente que haya sido todo: postre siempre tiene que haber, aunque solo sea para verlo  (dice) y no vaya a comerse... bueno... esto...  es un suponer, una forma de hablar, un eufemismo: jamás he visto que no lo pruebe. El postre tiene que aparecer siempre, o el almuerzo o cena será  un bluff.... Si por alguna circunstancia (poco frecuente con mente tan previsora y organizada),  no hay  bocado dulce que llevarse a la boca (y a la cadera),  hay que improvisar a toda prisa un "algo" con urgencia. Porque,  en su opinión,  saber improvisar es muy importante en la cocina (si lo sabrá ella... ¡qué nunca la ha pisado!) y saber sacar partido de lo que se tenga a mano, también.   Hoy , con poco tiempo y poco en la despensa,  no podían hacerse muchos milagros. Así que, a la vista de ello, decidió con rapidez un  flan pâtissier, algo muy francés, muy sutil , muy fácil y que , en resumidas cuentas, viene a ser   una tarta de crema, pero a la "grandeur"...



INGREDIENTES:
- para un molde de 20 cm -
hojaldre 
3 huevos
120 gr de azúcar 
1/4 l de leche
1/4 l. de nata para montar
80 gr. de harina
una vaina de vainilla



ELABORACIÓN:

1. Forramos un molde de aro desmontable con una fina capa de hojaldre, debe quedar muy ligera no gruesa. Pinchamos con un tenedor 
2. Encendemos el horno a 180 grados
3. Llevamos la leche y la nata al fuego con la vainilla abierta longitudinalmente. Calentamos y apagamos cuando empiece a hervir. Retiramos y tapamos
4. En un bol batimos los huevos y el azucar con varillas hasta que blanqueen
5. Añadimos la harina y mezclamos bien
6. Añadimos la leche y nata caliente (retiramos la vainilla previamente) y mezclamos bien
7. Lo llevamos a fuego suave , sin parar de remover y con cuidado que no se pegue, hasta que espese
8. Vertemos sobre el hojaldre y cocemos de 25 a 30 minutos. Dejamos enfriar y antes de desmoldar

Yo he hecho dos, en moldes más pequeños, uno de ellos tal cual, y al otro más oscuro, le he añadido un resto (60 gr. aprox) de turrón de Jijona.




En realidad el flan pâtissiere tiene su origen en la Edad Media en Inglaterra. En el siglo XVI, se menciona por primera vez en Francia, al servirse para la coronación de Enrique IV. A lo largo de los años se extendió por muchos países que con variantes lo adaptaron., como ejemplo los pasteles de Belém.




Una opción rápida: 3 huevos+100 ml de leche condensada,+150 ml de leche, batimos  y añadimos lo que queramos: un resto de turrón de jijona, almendras garrapiñadas picadas (como se ve, va de restos de navidad), ralladura de naranja o limón, frutas confitadas picadas, etc, etc, Cocemos de igual manera. Nada tiene que ver con el  original, pero nos sacará del paso en un momento, sin muchas  pretensiones 



jueves, 1 de febrero de 2018

LENTEJAS




La historia de las  lentejas en la cocina , según he podido leer en este post súper interesante,  sobre las lentejas en la alimentación a lo largo de los siglos, es  un ir y venir:  de la mesa de los ricos a la mesa de los pobres; de ser apreciada a ser desechada totalmente y ... vuelta a empezar.  Según la Baronesa Frambuesa, nada más cierto. No hay que ir a la historia del mundo, solo hay que revisar la propia historia... siempre tan egocéntrica. Según ella , no hay niño que no odie las lentejas, ni adulto que no las aprecie, así que, con razón , es la legumbre de los vaivenes. Hoy vive un buen momento, es apreciada y valorada como un alimento sano, rico en nutrientes y además barato. Eso si, los niños siguen sin chiflarse por ellas,en eso no hay cambios por más que pasen los años



INGREDIENTES:
- para 5 personas -
1/2 kilo de lentejas
agua
1 cebolla mediana
1 pimiento
2-3 tomates 
una pastilla de Avecrem
sal
aceite de oliva
taquitos de jamón


ELABORACIÓN:


1. Dejamos las lentejas a remojo en agua durante una hora
2. Escurrimos, colocamos en una olla y cubrimos  de agua fría. Ponemos a cocer a fuego medio
3. Mientras hacemos un pisto, pochando cebolla, pimiento y tomates.
4.Cuando esté  listo, trituramos con la batidora de mano (vamos... la Minipimer de toda la vida) y añadimos a las lentejas. 
5.Freímos  los tacos de jamón ligeramente y añadimos a la olla. 
6.Finalmente añadimos la pastilla de caldo
7.Añadimos un chorrito de aceite de oliva
8. Al cabo de una hora (desde el inicio de la cocción), estarán listas, probamos de sal y servimos.



lunes, 11 de diciembre de 2017

FINANCIERS DE PISTACHO Y FRAMBUESA





Hay elaboraciones trabajosas y elaboraciones muy muy sencillas, ésta es una de ellas. Parece mentira que un bocado tan exquisito, sea tan poco complicado de hacer. Según la Baronesa Frambuesa así debería ser todo, las cosas deben ser fáciles (ya quisiéramos!), y si no lo son, deben parecerlo (?).  Pues en este caso acierta plenamente, son fáciles, delicados y lo mejor un bocado rico, con el que siempre se queda bien. Vamos, que de los financiers, le gusta hasta el nombre. 



INGREDIENTES:
- para 9 piezas cuadradas de 5 cm. aprox -
 165 de claras (resumiendo, 4 claras de huevos grandes)
90 gr de mantequilla
170 gr de azúcar glas
75 gr de harina
80 gr de pistacho ( molido fino)
2 gr de levadura Royal (la punta de una cucharada de café
12 frambuesas



ELABORACIÓN:
1. Calentamos la mantequilla en un cazo hasta que tenga color marrón avellana, ésto es mantequilla "noisette". Colamos para que pierda todas las impurezas negras y dejamos entibiar
2. Tamizamos en un cuenco la harina, azúcar y pistacho. El pistacho probablemente no pasará por el tamiz, no importa, al final recuperamos lo que haya quedado en el tamiz y lo añadimos. Añadimos , después de tamizar la levadura.
3. Añadimos las claras (sin montar) y mezclamos con espátula
4. Añadimos la mantequilla y mezclamos bien con la espátula. Finalmente añadimos las frambuesas,
5. Vertemos en moldes previamente untados con mantequilla, o forrados con papel de horno, a menos que sean de silicona
6. Llevamos al horno previamente calentado, a una temperatura de 220- 230 grados. En algo menos de 15 minutos estarán hechos. Comprobamos con el palillo y sacamos del horno. No los desmoldamos hasta que estén tibios.  




Tradicionalmente los moldes de  financiers son rectangulares, como los financiers de té matcha pero no es imprescindible Hay muchas recetas, con diferente proporción de ingredientes, pero lo que no varia nunca es la mantequilla en noisette, que puede utilizarse también para bizcochos u otras preparaciones. Al cocer la mantequilla, perderá el suero y solamente queda la parte grasa ; pierde alrededor de un 15% , 


Es una elaboración rapidísima, no se necesita batidora, varillas, ningún artilugio, en media hora están listos para comer. 


viernes, 8 de diciembre de 2017

LINGOTES DE FOIE Y MANZANA



A la Baronesa Frambuesa le resulta curiosa esa afición, sin limites, que a los españoles nos ha entrado por el foie. En cualquier sitio la coletilla "al foie" aparece acompañando muchos platos que,  por arte de magia, parecen adquirir un aire de buena cocina. No hace tantos años, el foie era un perfecto desconocido para la gran mayoría del público. Lo más parecido que se consumía y se encontraba en cualquier tienda, era el "paté", que a algunos les parecía "muy fino"... y alguno queda que piensa que paté y foie gras micuit es lo mismo

Este descubrimiento que los españoles hemos hecho, para desgracia de patos y ocas (estas bastante menos, porque es mucho más caro), tiene sus ventajas. Encontrar un buen foie-grass era misión, casi imposible, si no vivías en una gran ciudad; y no hace tanto tiempo,  cuando querías un hígado de pato fresco debías encargarlo unos días antes, porque no lo tenían habitualmente en stock. Afortunadamente, ahora, tenemos de todo y en abundancia (buenooo.... ¡farol!... eso era antes de la crisis!) y , además, tenemos internet que permite comprar en cualquier esquina del mundo.   

Eso sí, a la Baronesa le sigue fascinando (y dejando perpleja) esa malacostumbre de quienes se sirven  el micuit como si estuvieran untando mantequilla en la tostada del desayuno, extendiendo con el cuchillo una y otra vez...



INGREDIENTES:
-para 8 piezas -
1 manzana Fuji  asada sin azúcar, sin canela, sin nada
3 manzanas granny smith
medio limón
1 lata de bloc de foie gras  de Lidl
azúcar





ELABORACIÓN:

1. Pelamos las manzanas, y utilizando una mandolina o un cortador de patatas , las cortamos en láminas muy finas
2. Las colocamos en un bol, rociamos con medio limón y unas cucharadas de agua, tapamos y llevamos al microondas 2 minutos escasos. De esta manera la manzana se vuelve manejable y puede doblarse sin romper
3. Retiramos la piel a la manzana asada y aplastamos con un  tenedor, para que quede hecha puré.
4. Escurrimos bien las manzanas y secamos con papel de cocina. Vamos cubriendo el molde con las láminas de manzana, dejando que sobresalgan para luego doblar y cerrar el lingote
5. Con una cucharilla pequeña extendemos una capa de manzana en cada molde
6. Abrimos el foie , que debe estar frío y retiramos la grasa amarilla que lo cubre. Cortamos trozos del tamaño del molde de casi 1 cm de grosor (no debe quedar escaso, se trata de lingotes de foie, más que de manzana), rellenando bien, sin que quede ningún hueco. Cerramos con las láminas de manzana que sobresalen.
7. Cubrimos  bien con film de cocina, de manera que quede totalmente pegado a la manzana y congelamos hasta que vayamos a servirlos 
8. Descongelamos, espolvoreamos con azúcar y quemamos con un soplete de cocina o un quemador. Servimos a temperatura adecuada, frío pero no helado. Podemos hacerlos y tenerlos congelados días antes; para descongelarlos  los  colocamos dentro del frigo, sobre una rejilla.



La manzana asada no lleva nada de azúcar, no es necesario, la variedad Fuji es suficientemente dulce . Podemos asarlas en el microondas muy rápidamente, en 5 minutos estará lista; hay que decir que existe mucha diferencia entre hacerlo así o en el horno tradicional, pero para un apuro puede servir. Podríamos utilizar perfectamente manzana caramelizada,el resultado es buenísimo,  pero nos llevaría más tiempo. 





Un buen  foie micuit es caro (aunque ha bajado bastante de precio), no es necesario para este aperitivo un producto extraordinario, ni mucho menos. De todas formas,  creo que pocos productos tan buenos relación precio-calidad, como estas latas de bloc de foie gras de Lidl, imposible por este precio (no llega a 6€) encontrar algo mejor. Es más, he probado otros de precio superior , envasados en blister,  peores de sabor y textura. Eso sí,  no pretendamos  compararlo con productos de 40 € la lata de 125 gr.,  porque no es el caso,  obviamente.



Por lo general,  cuando decimos foie, casi siempre nos referimos al micuit, a esa pieza que servimos sobre minitostadas de pan para el aperitivo. No obstante este producto tiene sus matices.




El foie gras fresco es el hígado graso  crudo de pato u oca que hecho a la plancha se utiliza para tostas calientes y para acompañar carnes. Es también el que se utiliza para el micuit, la semiconserva, y otros productos. Generalmente las piezas de pato pesan alrededor de 600- 700 gramos. Los hígados de oca son mucho más caros y difíciles de conseguir; son más delicados y apropiados (según los entendidos) para comer en preparaciones  frías como el  micuit, no para preparaciones calientes  El hígado crudo se conserva varios días en el frigo y puede congelarse.

El foie gras micuit o semiconserva se somete a un proceso de cocción a baja temperatura, bien en una tarrina  de porcelana para cocer foie o envasado en plástico de cocina. Antes de cocerlo se deja reposar unas horas aliñado con una mezcla de sal, azúcar, pimienta, trufa, Oporto... las opciones son varias, lo que siempre lleva es azúcar y sal, ambas en poca cantidad. Debe controlarse mucho la temperatura, si nos pasamos creará mucha grasa. Una vez cocido, se prensa ligeramente y se conserva en el frigo,  cubierto por su grasa , como protección, para que no oxide. Es conveniente consumirlo pasados un par de días,  pues ganará en sabor. Se conserva en frígo unos días y se sirve  frío (dentro de un orden, tampoco helado!) generalmente sobre tostas  sin untar, que diría la Baronesa

El foie gras en conserva se elabora enlatado y cerrado herméticamente y se somete a un proceso de cocción diferente con temperatura más alta. Se conserva en la lata durante meses, como cualquier conserva.  




Ademas de por el tipo de elaboración, dentro del foie gras micuit o en conserva podemos distinguir entre:

- Foie gras entier (entero), se elabora solo con piezas de hígado enteras
- Bloc de foie gras, sometido al mismo proceso de elaboración que el anterior pero con trozos de hígado. Ambos son 100% hígado graso de pato.  El precio de éste baja considerablemente, respecto al entier pero puede ser muy bueno en sabor y calidad

A partir de aquí la calidad baja y ya no hablamos de lo mismo, de productos elaborados solo con  hígado graso de pato. Aquí tendríamos los patés, las galantinas, las mousses... elaborados con una proporción variable  de hígado de pato (un 50%, un 30%...) y mezclados con otros ingredientes de procedencia distinta

domingo, 26 de noviembre de 2017

CHEESECAKE SELVA NEGRA



La cheesecake es una tarta que encontramos en todas partes, no hay restaurante que no la sirva, cocinero que no tenga "su" receta y consumidor que no tenga sus favoritas. Las hay de todo tipo: tarta sin hornear, horneadas, con gelatinas, con base de galleta, sin base, con queso crema, con... lo dicho, si nos lo proponemos, sin mucho esfuerzo,  encontraríamos  una para cada día del año.  La Baronesa Frambuesa  en esto, es de mente abierta,  siempre está dispuesta a probar una más, no es glotonería (¡mal pensados!), sino pura filantropía:  todo sacrificio es poco para que la humanidad encuentre la perfecta cheescake... en esas andamos.

En general son tartas fáciles que todos hacemos en casa (mejor o peor), por tanto son preparaciones que están al alcance de todos, aunque no seamos más que glotones aficionados, con mucha debilidad por el dulce y sin muchos conocimientos de pastelería, La Baronesa , lo que se dice conocimientos de cocina, tiene pocos... más bien ninguno. Debilidad por el dulce, ¡toda! Y conocimientos de pastelería(s) tiene... para escribir una guía que convertiría en un breve indice la Guía Michelín

Para ella la cheescake perfecta sería una mezcla de la ligereza y delicadeza del Pastel Japonés de Queso y el sabor potente y la untuosidad de la clásica New York Cheesecake. ¡¡ Ahí es nada!! 



Estas dos tartas tienen poco en común, a excepción del queso, claro está

La primera podemos hacerla siguiendo la receta Pastel de queso japonés , que el fantástico  Ettore Cioccia (un cocinero italiano del que ya he dejado enlaces en otras entradas), ha subido a su blog. Es un auténtico profesional de la pastelería que comparte generosamente sus recetas,  siempre exquisitas y delicadas. Es una tarta  ligera y etérea, de sabor... ligero. Según la Baronesa el pastel japonés, que ha probado en varias ocasiones, es... como los japoneses, que ni sienten ni padecen (sic)




La clásica (y contundente)  cheesecake  tiene tantas recetas y variantes  como personas. Ésta es una de las muchas que podemos hacer. Yo la he convertido en una Selva Negra Cheesecake pero, si queremos , prescindimos del bizcocho de base y de las cerezas y tendremos la típica tarta de queso




INGREDIENTES:
100 gr. de chocolate
25 gr de mantequilla
30 gr de azucar
3 huevos
6 o 7 cucharadas de licor de cerezas o  Baylis ( opcional)
*
500 gr de queso (he utilizado queso batido Milbona de Lidl) 
200 gr. de mascarpone
60 gr de harina
250 gr de nata
150 gr de azúcar (*)
250 gr de cerezas
3 huevos
esencia de vainilla  (opcional)



ELABORACIÓN:

Forramos la base de un molde desmontable con papel de horno

Fundimos el chocolate con la mantequilla. Añadimos el azúcar, las yemas de huevo(  el licor si lo utilizamos) y batimos con rapidez

Añadimos las claras montadas y vertemos en el molde.

Metemos en el horno, previamente calentado a 180-170 grados unos 10 minutos, mientras preparamos la crema de queso

Batimos y mezcalmos los dos quesos con las  varillas eléctricas. Añadimos la harina y mezclamos bien. Seguidamente añadimos el resto de los ingredientes, a excepción de las cerezas, y seguimos batiendo con las varillas lo justo para obtener una crema. Cuando esté lista añadimos las cerezas

Vertemos en el molde , con cuidado y volvemos a meter al horno, por espacio de 45- 50 minutos. Los últimos veinte minutos bajamos la temperatura a 150 grados. Una vez pasado este tiempo, la tarta estará dorada en la superficie, habrá subido y al moverla se tambaleará, no puede estar firme. Apagamos el horno y abrimos la puerta, la dejaremos dentro hasta que temple; después la sacamos y cuando haya enfriado la guardamos  en el frigo hasta el día siguiente. Un rato antes de servirla, la sacamos para comerla  a temperatura ambiente 




(*) Para mí la cantidad de azucar es suficiente, pero si nos gustan las cosas marcadamente dulces, no será suficiente y habrá que añadir más cantidad




Utilicé cerezas porque  tengo congeladas cerezas en almíbar , podemos comprarlas ya en almíbar, si no tenemos

He utilizado un molde 20 cm., salen 7 raciones, lo que significa que cada uno se comerá 100 gr. de queso, que ya es una cantidad importante, pero asusta menos que los 700 gr. del enunciado

No es una tarta para servir al final de un almuerzo o cena ( a menos que el menú haya consistido únicamente en un consomé ligerito); es una tarta de merienda, potente y contundente, de esas que cuando llegas a casa,  ya... ni cenas. 

sábado, 25 de noviembre de 2017

BARRITAS BOMBÓN DE CHOCOLATE


"It`s all about details"... esta es una de las máximas que la Baronesa Frambuesa repite siempre. Y  tiene razón. Los detalles , muchas veces, son los que marcan  la diferencia. 
En ocasiones, no puede negarse, es una cuestión de dinero, sin duda. Hay "detalles" imposibles sin una buena cuenta corriente: ese "pedrusco" de brillantes (tipo Baronesa) que transforma un vestido sin ningún valor, en un modelazo; esa fantástica vajilla (tipo Baronesa) que consigue que la mesa sea un espectáculo tal,  que no se necesite ni comer; esa "sencilla" villa (tipo Baronesa) en la costa Amalfitana donde ver atardecer; esa... esa... esa... En ocasiones el lujo está en los "detalles". Y sí, algunos son inalcanzables, pero otras veces es cuestión de molestarse , de esforzarse y de  dedicarle algo de tiempo. 
Estas barritas son un detalle con poco valor gastronómico (aunque ricas, eso sí),  que alegran el café, la charla y la sobremesa (lo olvidaba... la cadera también). Para ello, sólo tenemos que dedicarle un poco de tiempo, un poco  de paciencia y disponer de un molde de silicona que, desde luego,  no va a depender de la cuenta corriente: por 7 u 8 euros está al alcance de cualquiera. Cualquiera, eso sí, que aprecie, valore y dé importancia al detalle. Pues eso: como Baronesas, ¡¡ será por dinero !!



INGREDIENTES:
chocolate negro para bañar los moldes 
- relleno-
nata para montar (100 gr.) (*)
chocolate negro (70 gr.)
azúcar (20 gr.)
mermelada al gusto , en este caso de frambuesa
Cointreau
higos secos, almendra tostada, avellanas, pasas...lo que tengamos a mano
y SOBRE TODO, un molde de silicona, que nos permita dar la forma deseada


ELABORACIÓN:

Fundimos el chocolate a baja temperatura en el microondas. Yo lo he hecho "chapuceramente", es decir, no he seguido los tiempos de atemperado del chocolate que hacen que tenga un acabado brillante. La verdad, no tenía tiempo y tampoco era una ocasión especial. Para controlar el tema del atemperado nada como ver  la clase magistral que Ettore Ciocia da en su blog aquí podemos verlo, merece la pena, es BUENÍSIMO en todo lo que hace. Any way (que diría la Baronesa), bañamos los moldes con el chocolate fundido y dejamos endurecer; si es necesario repetimos la operación para que las paredes tengan consistencia y no se rompan.
Llevamos al fuego la mermelada con el Cointreau, dejamos hervir, colamos (si es una mermelada con pepitas como la frambuesa o la fresa), hay que poner mucha cantidad de mermelada porque al colarla la cantidad que obtenemos queda reducida a la mitad. Rellenamos los moldes hasta la mitad y reservamos en el frigo para que la mermelada adquiera cuerpo y se solidifique.
Calentamos la nata con el azúcar y vertemos sobre el chocolate, removemos hasta que este completamente mezclado. Vertemos esta mezcla sobre la frambuesa (que ya tiene que estar compactada, no antes) y dejamos enfriar en el frigo para que se compacte la mezcla de choco.
Cuando se halla enfriado y compactado, vertemos chocolate fundido por encima para "tapar" y llevamos al frigo. 
Desmoldamos (si hemos bañado bien las paredes del molde, no se romperán) y decoramos con chocolate blanco, con leche, cacao, etc
Conservamos en el frigo

(*) Esta es la proporción que yo he puesto que creo sirve como indicación, pero claro aumentará según el número de barritas que preparemos.
(*) También podemos mezclar mezclar la trufa con avellanas, higos picados, almendra... lo que tengamos a mano.





Las barritas miden aprox. 7,5 cm x 3cm, y es un molde de 12 piezas