jueves, 20 de abril de 2017

MILHOJAS DE FRESAS





Los niños y la Baronesa Frambuesa no casan muy bien... vamos... no casan nada. No los encuentra  divertidos ni interesantes (salvo que el angelito sea tan singular como ella),  y no tiene ningún interés en conquistarlos, despertar su curiosidad o hacer una exhibición de inocuas  rarezas que la conviertan en la loca del cuento. Realmente los mira como a bichos raros, claro que   el sentimiento es reciproco.
En las pocas (y obligadas) ocasiones  que tiene que "alternar" con ellos, no hace ningún  esfuerzo. Si fuera española diría aquello de : "lentejas, si las quieres las comes y si no... también".  En la mesa es estricta (lo que  se agradece)  y no hace concesiones a comidas infantiles. Según ella , el gusto y los modales no siempre vienen "de serie" (¿será como  el airbag en los coches?), así que hay que educarlos desde el principio, sin concesiones... Sólo cuando llega el postre cambian las cosas y convierte  un clásico milhojas,  en el "milhojas de la Barbie". No tengo claro si es  un guiño infantil al invitado,   al color del mantel, o a ella misma ...



INGREDIENTES:
para 8-10 raciones

2 planchas de hojaldre de 275 gr. cada una (he usado Ldel , rectangular)

- crema diplomática-
- para la crema pastelera- (*)
250 ml de leche entera (500 ml)
una vaina de vainilla
piel de naranja o limón
50-60 gr. de azúcar (120 gr.)
25 gr de maicena (50 gr,)
2 yemas de huevo(3)
+
200 ml. de nata para montar
4 cucharadas soperas de azúcar glass
2 sobres de Natafix de Dr. Oetker

400 gr. de fresas (*)


ELABORACIÓN:

CREMA PASTELERA
1º  Infusionar la leche.  Para ello ponemos en una olla, la leche, el azúcar, la  vainilla y la piel piel del cítrico. Cuando hierva lo retiramos y lo dejamos tapado.
2º Mezclamos en un bol la maicena y las yemas, añadimos 2 o 3 cucharadas de leche y disolvemos perfectamente.
3º Ponemos la leche al fuego sin la vainilla ni la piel; cuando hierva volcamos el contenido del bol. Cocemos la crema, sin parar de revolver en ningún momento, hasta que espese. Bajamos el fuego y seguimos cociendo (y revolviendo) unos 10 minutos más. Si la crema hace grumos (no debería), metemos la turmix y seguimos removiendo a fuego bajo-medio. Vertemos en un bol y cubrimos con papel film "a piel", es decir, con el plástico pegadito a la crema, de esta manera evitamos que haga costra al enfriar.

4º Encendemos el horno a 200 grados. Colocamos las planchas de hojaldre sobre papel de cocina, las doblamos a la mitad, las pintamos ligeramente con una brocha mojada ligeramente en agua con azúcar. Pinchamos con un tenedor toda la superficie repetidamente. Llevamos al horno arriba y abajo, El hojaldre no tiene que subir en el horno, por ello debemos vigilarlo y abrir periódicamente  (habrá que hacerlo varias veces) y pincharlo con el tenedor repetidamente. Cuando este bien dorado lo retiramos del horno 

5º Montamos la nata como de costumbre (bol, varillas y nata , muy muy fría), a medio montar añadimos el azúcar y Natafix , que le dará más consistencia e impedirá que se baje, y seguimos batiendo hasta que esté perfectamente montada.

6ºAñadimos a la crema fría un par de cucharadas de nata y mezclamos, lo más normal es que por la diferente consistencia haga grumo. Metemos nuevamente la Minipimer, hasta que la crema se vuelva más fluida. Añadimos el resto de la nata, con cuidado para que no se baje, hasta que se integre perfectamente. Mezclamos con las fresas

7º Colocamos un aro de pastelería sobre la fuente de servir, y dentro de él, una plancha de hojaldre. Extendemos la crema de fresas y cubrimos con la segunda plancha de hojaldre. Lo llevamos al frigo un par de horas

8º Cubrimos el milhojas con un glaseado hecho con  azúcar glas (mucho, unos 250 gr. aprox, aunque afortunadamente no se usará todo), y unas gotas de agua, hasta que se forme una crema, que extenderemos por encima, creando una capa ligera (a menos , que nos chifle el azúcar en cantidad), También podemos utilizar unas cucharadas de zumo de fresa, en lugar del agua, con lo que adquirirá un tono rosado sin necesidad de colorantes químicos. Retiramos el aro y listo




(*) La crema diplomática debería llevar mitad de crema pastelera y mitad de nata montada, por ello pongo las cantidades entre paréntesis. Yo he puesto solo la mitad porque prefiero el resultado con más nata y menos crema 
(*) Podemos cortar las fresas en trozos pequeños y dejarlas macerar con un par de cucharadas de azúcar y un poco de zumo de naranja  o unas cucharadas de licor, o un par de cucharadas de vinagre de moneda.   escurrimos y añadimos a la crema. Si no tenemos tiempo (o ganas) simplificamos sin macerar las fresas

miércoles, 29 de marzo de 2017

ESCALOPINES AL CABRALES






A la Baronesa Frambuesa le fascinan los quesos de calidad, según ella,  un buen queso debe degustarse como corresponde a un gran producto, apreciando todo su sabor y cada matiz del mismo, con los acompañamientos adecuados  y sin desvirtuar su sabor y textura.  Aún así , en ocasiones (pocas), utiliza el queso para realizar platos  como éste, una preparación muy fácil, rápida y socorrida.    Eso sí, no vale utilizar quesos de poca calidad; es necesario un buen queso, en este caso un buenísimo Cabrales, pero también podemos utilizar cualquier otro buen queso azul. No es un plato elaborado ni complicado, pero podrá solucionar una comida sin mucho esfuerzo. 



INGREDIENTES:
1 kg. de escalopes (no demasiado finos) de carne de ternera o cerdo
aceite
sal y pimienta
harina
2 cebollas grandes
vino blanco
150 gr, de queso Cabrales
80-100 ml. de nata para cocinar (*)


ELABORACIÓN:

Cortamos la cebolla y la pochamos en aceite de oliva, hasta que esté bien pasada.
Trituramos la cebolla con la Turmix, Añadimos medio de vaso de vino blanco y el queso, Removemos hasta que esté disuelto
Limpiamos bien la carne de nervios y grasa. Salpimentamos ligeramente. Pasamos por harina muy muy ligeramente , sacudimos para que no tenga exceso de harina. Los pasamos por  aceite bien caliente, vuelta y vuelta. Sacamos y escurrimos sobre papel de cocina
Colocamos los escalopes en la salsa, añadimos la nata  y llevamos a ebullición. Retiramos 



(*) Generalmente los escalopines al Cabrales, no se cocinan así,  se hacen utilizando gran cantidad de nata. Yo prefiero esta forma de hacerlos, creo que con la base de cebolla no es necesario, para crear una salsa untuosa y sabrosa, utilizar más nata, Como es natural, cada uno tiene su forma de hacerlos y sus gustos y hay quien prefiere una salsa que lleve exclusivamente nata y queso, que  está buenísima pero resulta más contundente.

lunes, 27 de marzo de 2017

TARTA DE PERAS Y ALMENDRA - TARTA BOURDALOUE




Según la Baronesa Frambuesa, el nombre de esta tarta (¡riquisisimaaa!) es muy dado a malas interpretaciones. No me extraña, yo, en mi total ignorancia de idiomas extranjeros, sería incapaz de pronunciarlo. Pero no,¡ qué va!, nada tiene que ver con la  pronunciación del palabro. 

Los equívocos vienen por el significado, porque,  la palabra bourdaloue (en inglés) denominaba  un artilugio  bizarro, insólito, increíble  y   rocambolesco por demás, que las refinadas damas del siglo XVIII y parte del  XIX, utilizaban en lugares públicos carentes (cosa normal entonces) de aseos. No diré más. Pero advierto: si encontramos una pieza antigua en porcelana o plata, con aspecto de salsera  carente de hendidura para verter la salsa,  o  aspecto de taza alargada, probablemente no es lo que parece.  No sé... a veces la Baronesa cuenta historias tan increíbles, que cuesta creerlas... pero,  bien mirado, ella misma es bastante increíble...

Visto lo visto, habría sido  mejor que la tarta llevara otro nombre, pero cuando fue creada en París, hacia 1850 , era común que las tartas recibieran el nombre de la calle donde estaba la pastelería (en su caso, rue Bourdaloue) , y no del establecimiento o del pastelero autor de la misma. 

Decidido: la llamaré simplemente, tarta de almendra y pera...  y no compraré ¡jamás! una salsera que no tenga pico...




INGREDIENTES:
-para 6 tartitas individuales de aprox 11 cm de diámetro- (*)
---
6 peras
agua
200 gr, azúcar
1 vaina de vainilla
zumo de limón
----
8 hojas de pasta filo (*)
200 gr. de almendra molida
200 gr. de azúcar
160 gr. de mantequilla
4 huevos
6 cucharadas de licor (brandy, amareto, ron...)
almendra laminada o granillo de almendra



ELABORACIÓN:

Pelamos las peras, dejando el rabillo, Las cubrimos de agua, añadimos el azúcar y la vaina de vainilla abierta longitudinalmente. Tapamos con film y llevamos al microondas. El tiempo dependerá de lo maduras que estén las peras, pueden ser 10-15 minutos. Lo sabremos cuando un cuchillo las atraviese con facilidad. 

. Forraremos cada molde con una hoja de pasta filo y 1/4 de otra. Extendemos la hoja y pincelamos ligeramente la mitad con mantequilla liquida, doblamos; pincelamos la mitad resultante y volvemos a doblar; quedara la hoja doblada en cuatro, como un pañuelo; pincelamos y colocamos el cuarto de hoja restante. Lo colocamos en el molde

Batimos la mantequilla hasta que duplique su volumen; añadimos el azúcar y continuamos batiendo. Añadimos los huevos uno a uno y finalmente la almendra molida y el licor.

Distribuimos la crema de almendra en los moldes. Con cuidado de no romperlas, descorazonamos las peras por la base, Colocamos una de ellas en el centro de cada molde.  Espolvoreamos con  el granillo o la almendra laminada.

Horneamos a 180 grados, aprox 25 minutos. Debemos tapar los moldes con papel de aluminio para evitar que se quemen, pues la pasta filo se quema rápido.



(*) Si no tenemos moldes metálicos de esta medida, podemos hacer una tarta grande, o bien utilizar los moldes de aluminio de usar y tirar que se vende por muy poco precio.

(*) La receta original lleva pasta brisa, la he sustituido por pasta filo lo que hace la tarta super ligera. 


jueves, 16 de marzo de 2017

BROWNIE (FALSO)




A la  Baronesa Frambuesa le sorprende la afición por lo falso. Según ella, ésta es costumbre extendida en este país,  más que en ningún otro, y no... tampoco hay que exagerar, no estamos solos en el universo de los must chinos. No hay rincón en el mundo, donde no te encuentres   "vutones, chaneles  guchis y dolches" en todas las esquinas; hacemos pódium (seguro), pero medalla de oro no somos...de momento.  No comprende que satisfacción produce  llevar piezas falsas y aparentar lo que no existe si, además,  se lo toman en serio, le fascina.  No sé si es inocencia, sencillez , no conocer otra cosa que lo auténtico o, elegancia;  bueno... tener   un armario del tamaño de la Capilla Sixtina, creo que también ayuda. Lo cierto es que ,  siempre tiene olfato para descubrir persona, animal o cosa  que no es lo que parece. Sin embargo,  el olfato hoy le ha fallado con este falso brownie. Mucho más ligero que un brownie de verdad, sin harina, con mucho menos azúcar y más razonablemente calórico que un auténtico brownie, le ha encantado y no ha cuestionado ni el nombre, ni la marca, ni la calidad, vamos... como un "auténtico vuton chino de verdad". Siento que se me están achinando los ojos...




INGREDIENTES:
- para 12 unidades -

250 gr de chocolate (*)
50 gr. de mantequilla
6 huevos
60 gr. de azúcar (*)

ELABORACIÓN:

Fundimos el chocolate a baja temperatura en el microondas. Añadimos la mantequilla
Mientras el chocolate entibia, batimos las claras a punto de nieve, con una pizca de sal
Batimos las yemas con el azúcar hasta que tripliquen su volumen, y las añadimos al chocolate, mezclando rapidamente. Si no tenemos mucho tiempo, suprimimos este paso y lo añadimos directamente al chocolate
Añadimos las claras integrando bien, pero con suavidad para que no pierdan volumen
Dejamos reposar en el frigo media hora (si tenemos tiempo).
Untamos abundantemente con mantequilla los moldes y cocemos a 180 grados, aprox. 12 minutos. Dejamos reposar un par de minutos ,  desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.




(*) En esta receta cuanto mejor sea el chocolate , mejor será el resultado final, lógicamente el sabor del chocolate de calidad se aprecia mucho

(*) La cantidad de azúcar es muy personal; estos llevan 5 gr. por pieza, en mi casa eso es suficiente, pero seguro que para algunos se quedará muy corto. Sabe a chocolate pero no es en absoluto dulzón

Estos bizcochitos admiten las variaciones que se nos ocurran, Algunos llevan un caramelo machacado groseramente, lo que da un gusto especial. Otros llevan por encima Lacasitos, que no aportan absolutamente nada, pero a los niños les gusta. Nueces al más puro estilo brownie, pasas, frutos secos, frutas confitadas... todo cabe Podemos añadir un topping a nuestro gusto; yo he introducido una cereza cubierta de chocolate y lo he terminado con nata mezclada con cacao, azúcar y un estabilizante para nata, para evitar que se baje, De todas formas, nunca aguantará tanto como los clásicos toppings de queso o mantequilla, aunque eso sí, será más ligero

Este bizcocho es   ideal como base para tartas, Con la mitad de estas cantidades tendremos suficiente para realizar una base de tarta; también para   una cheesecake mezclada con este bizcocho. Nos aportara sabor, y base para la tarta sin añadir harina, lo que la hará más ligera



jueves, 16 de febrero de 2017

SALMÓN GRATINADO CON CREMA DE PUERROS



Conociendo la pasión de la Baronesa Frambuesa por el salmón y por la pesca del salmón, mejor no darle opción o podrá contar historias durante horas. En una cosa tiene razón: "el salmón ya no es lo que era".  Según ella,  antes de la proliferación de criaderos, el salmón era un pescado apreciado, reservado para ocasiones, con un plus de distinción y elegancia...  Y una excusa perfecta para escaparse, con su difunto esposo (el Barón, of course),  a la rivera de cualquier (selecto) río, poblado de peces y pescadores a partes iguales, todos ellos saltando y brincando. Los primeros huyendo de los segundos, y los segundos, celebrando que los primeros habían mordido el anzuelo. 
En realidad, tiene razón, para lo bueno y para lo malo, ya no es lo que era. Para lo bueno, porque ahora es un pescado al alcance de todos, el precio es muy asequible y ya no es, ni mucho menos, un bocado exquisito para ocasiones especiales, es un plato para cualquier día. Para lo malo, porque la cría en granjas supone que la calidad del pescado es distinta, El característico color "salmón" ya no tiene su origen en la alimentación a base de crustáceos, que pigmentaban su carne y le daban ese color ( y sabor) verdaderamente bonito. Ahora, el color viene dado por la alimentación  a base de productos sintéticos,  que logran el tono deseado. C`est la vie ... y la industria. Todo ha cambiado... ¡hasta los salmones!
Aun así, el salmón sigue gustándole,  su preferido es el  salmón marinado, que comería un día sí y otro también; pero también los platos de salmón al horno como el salmón a la sidra , o este plato,  tan sencillo, al que el puerro le da un toque especial. 


INGREDIENTES:
lomos de salmón sin piel ni espinas
ajo puerro
harina
leche
sal
pimienta
nuez moscada
mantequilla o aceite


ELABORACIÓN:
Elaboramos una crema de puerro ligera (*), siguiendo la  receta del pastel de puerros y hojaldre , para ello



 Picamos muy finamente  los puerros, sólo la parte blanca. Los colocamos en un bol y lo llevamos al microondas con tres cucharadas de agua por espacio de 3 minutos, sacamos y dejamos reposar tapado cinco o diez minutos aproximadamente. Escurrimos sobre un colador porque habrán soltado agua. Ésto lo hacemos para que el puerro se cocine y el tercer paso sea más rápido

 En una olla colocamos los puerros a fuego bajo, para que pierdan el exceso de agua, aproximadamente unos 5 minutos, con cuidado, no deben quemarse ni coger color

 Añadimos al puerro mantequilla (o aceite de oliva) y dejamos que se vaya haciendo. Si omitimos el paso 1, tendremos que tenerlo al fuego hasta que se cocine, mucho más tiempo, de esta manera lo haremos más rápido

 Añadimos harina al puerro, mezclamos bien y seguimos el procedimiento de una bechamel clásica. Cocinamos un par de minutos para evitar que la bechamel tenga sabor a harina cruda. Vamos añadiendo la leche caliente por tandas, sin dejar de remover con varilla manual, hasta adquirir la consistencia deseada. Añadimos sal y ralladura de nuez moscada al gusto. 

Salpimentamos ligeramente los lomos de salmón, y les damos  un golpe rápido de sartén , vuelya y vuelta,  con muy poco aceite, ya que el salmón es un pescado muy graso

Colocamos los lomos en una fuente, cubrimos con la crema de puerros y llevamos al horno, aprox  20 minutos a 200 grados, si vemos que la crema se dora demasiado, tapamos con papel de aluminio.


(*) Esta crema de puerros admite muy bien la congelación, si hacemos cantidad y envasamos en bolsas,  la tendremos siempre disponible y nos servirá para realizar muchos platos.

jueves, 9 de febrero de 2017

BIZCOCHITOS DE NARANJA



Estos pequeños bizcochos de naranja son esponjosos  y ligeros, se comen "sin darse cuenta ", o eso  dice la Baronesa Frambuesa. Es verdad. Son fáciles y se preparan con la misma rapidez con que se comen: un visto y no visto.  A pesar de llevar cantidad de ralladura y zumo de naranja,  tienen solo un ligero sabor, ésto da que pensar  a la Baronesa... Según ella,  esos bizcochos de cítricos que se compran y "saben mucho", no pueden ser naturales, forzosamente tienen que llevar concentrados de aroma que le den "tanto" sabor. Y no es que ella sea muy talibán  de lo natural (tampoco es eso), pero prefiere saber qué pone en su plato. Con éstos no habrá ninguna duda





INGREDIENTES:
para 15 bizcochitos cuadrados de 6 cm (*)

200 gr, de mantequilla en pomada
200 gr. de azúcar
250 gr. de harina
3 huevos
1 cucharada sopera abundante de levadura química (Royal)
la ralladura de dos naranjas 
10 cucharadas de zumo de naranja (más o menos una naranja)
-glaseado-
azúcar glass
zumo de naranja o Cointreau ( o ambos)


ELABORACIÓN:

1º Batimos la mantequilla con el azúcar hasta formar una crema 
Añadimos los huevos uno a uno, batiendo con las varillas hasta que esté bien integrado
Añadimos la ralladura de naranja
Añadimos la harina tamizada mezclada con una pizca de sal y la levadura, mezclamos perfectamente
Añadimos el zumo de naranja
Rellenamos los moldes y horneamos a 175-180 grados, en horno previamente calentado, durante aprox. 12-15 minutos. Debe hornearse el tiempo justo, sin pasarse, para no secarlos. Si horneamos en estos moldes pequeños, podemos probar a los 12 minutos (más o menos), si el palillo sale limpio, retiramos del horno




Ponemos el azúcar glass en un bol, añadimos el liquido (zumo o licor), cucharada a cucharada, hasta tener una crema homogenea con textura "crema", ni muy liquida ni demasiado pesada y espesa. Es mejor ir  probando, requerirá bastante azúcar. Una vez obtenida la consistencia necesaria vertemos sobre los bizcochitos.  Si queremos darle más color, echaremos una gota de colorante para subir el tono anaranjado


(*) si no tenemos estos moldes, podemos utilizar un molde bajo  para tarta y después cortar en cuadraditos, servirá perfectamente, en este caso quizá tengamos que hornear unos minutos más, pero sin pasarnos

Podríamos hacerlo exactamente igual con limón, pero aumentando la cantidad de azúcar y añadiendo solo la ralladura de un limón



lunes, 23 de enero de 2017

BIZCOCHO DE BAYLEIS- BAYLEIS BUNDT CAKE




El bizcocho favorito de la Baronesa Frambuesa  es , sin duda,  el cuatro cuartos o pound-cake o quatre-quarts... la denominación dependerá del día.  Hay quien opina que es un bizcocho muy básico, muy elemental e incluso simplón. Estos bizcochos ¡ es más que sabido!, parten de los cuatro ingredientes básicos: harina, huevos, azúcar y mantequilla; se utiliza la misma cantidad de cada uno de ellos. Por poca habilidad que tengamos, conseguiremos una gran variedad de bizcochos partiendo de esta única receta.
Sin duda, no es bizcocho "refinado" para tartas; hacer uno de estos bizcochos y cubrirlo con montones de queso ,nata, o nutella, puede ser más que simplón una bomba pero, como en todo, cada uno tendrá sus gustos.   
Para tartas , la Baronesa lo tiene condenado, no así para el desayuno o la merienda (afternoon tea, of course!), siempre con variaciones y añadidos diversos que lo transforman. Aún así, en ocasiones le gusta cambiar (más que nada por dar la lata), aunque al final acabe diciendo que su preferido es... cualquiera que no toque ese día. 
Éste es un bizcocho distinto, casi tan fácil como rápido, prepararlo no lleva ni 10 minutos, y más parecido al bizcocho biscuit fantástico para tartas... y para todo, el licor le dará ese gusto especial




INGREDIENTES:
3 huevos
135 azúcar
2 cucharadas soperas de crema de almendras (opcional)
150 harina
1 cucharada de postre colmada de levadura tipo  Royal
medio vaso de  Bayleis (no asustarse por la cantidad!)
150 mantequilla



ELABORACIÓN:
- Engrasamos con mantequilla el molde de bund cake y espolvoreamos ligeramente con harina. Si utilizamos molde de plum cake, lo forramos con papel de horno

Con las varillas , batimos  los huevos con una cucharada de agua tibia, hasta que esponjen y doblen su volumen.

Añadimos el azúcar poco a poco, sin dejar de batir.

Añadimos ahora la crema de almendra, incorporándola bien, porque es muy densa. En caso de que no tengamos o, no nos guste, podemos perfectamente prescindir de ella, pero añadiendo 150 gr, de azúcar y no 135 gr.

-Añadimos la harina mezclada con la levadura en tres tandas, alternando con el Bayleis,  y terminando con la harina. Finalmente añadimos  la mantequilla liquida, pero tibia, no caliente

- Vertemos en el molde y horneamos durante 15 minutos aprox, a  200 grados, y otros 15 a 180 grados. Pinchamos con una brocheta o un cake tester (si no tenemos, servirá perfectamente la brocheta o un palillo), y comprobamos que sale limpio. S horneamos en un molde de plum cake necesitará algunos minutos más.

- Si queremos glasear el bizcocho, mezclamos una cucharada sopera de Bayleis con azúcar glass hasta obtener una crema consistente (no liquida), y vertemos sobre el bizcocho en más o menos cantidad, según nos guste o no, El glaseado añade más azúcar , por tanto, si no nos gusta lo "dulzón", mejor poca cantidad




miércoles, 18 de enero de 2017

BARRITAS DE COPOS DE AVENA- HEALTHY SNACK





Según la Baronesa Frambuesa los copos de avena son... para los pájaros, es imposible hacer algo decente con este ingrediente (sic). La miel tampoco está entre sus favoritos , para nada...Con estos antecedentes, imposible convencerla de que, estas barritas (para ella , mejor pastas), están muy buenas y son muy healthy, vamos...¡casi de dieta! (si le quitamos la mitad de los ingredientes, claro). 

Lo cierto es que no llevan un gramo de harina, poco azúcar y que el aporte de fibra es muy alto; se preparan en quince minutos y el resultado final es bueno y rico. No son un bocado exquisito, ni unas pastas elaboradas y vistosas que serviríamos para "quedar bien";  pero si tenemos un paquete de copos de avena olvidado en la despensa, el resultado final compensa el poquísimo trabajo que llevan.  A media mañana  ayudarán a saciar el ataque de hambre, sin recurrir al pincho de tortilla  que, después de los excesos navideños, todos nos proponemos suprimir por una (corta) temporada . La Baronesa (españolizada, para lo que le conviene) opina que,  donde esté la tortilla, que se quite la avena...



INGREDIENTES:

300 gr, de copos de avena
2 claras de huevo
65 gr azucar moreno (si no tenemos, blanca)
100 gr mantequilla
1 cucharada de café de miel 
50 gr. de gotas de chocolate
50 gr. de pasas sin pepitas
4-5 ciruelas pasas picadas
4-5 orejones picados



ELABORACIÓN:

Calentamos la mantequilla con el azúcar y la miel has que esté fundido y bien mezclado
Retiramos del fuego y añadimos los copos de avena, mezclando bien.
Añadimos las frutas y las gotas de chocolate
Batimos ligeramente las claras y añadimos al conjunto, amalgamando bien
Vertemos la mezcla en un molde de 20 cm, cubierto con papel de horno. Horneamos a 180 grados unos 15- 20 minutos. 
Marcamos los cortes  cuando aun esté tibio, y separamos las porciones  cuando haya enfriado




domingo, 15 de enero de 2017

TARTA TATIN






Realmente esta entrada debería llamarse "benditos despistes" porque, de ser cierta la leyenda sobre el origen de esta tarta, nunca la torpeza, el despiste o el olvido, ha producido un resultado tan tan bueno. Por supuesto la Baronesa Frambuesa cree, absolutamente , en el origen de esta tarta. 

Servida  por primera vez en 1926,  en el celebérrimo santuario  del lujo, el glamour (auténtico) y la exquisitez que fue el restaurante Maxim`s de París, debe su origen (como ya se ha contado hasta la saciedad), a las hermanas  Carolina  y Estefanìa...¡no!... las de Mónaco, no...¡También es casualidad!... ¿ acaso Grace de Mónaco adoraba tanto esta tarta, como para bautizar a sus hijas así?, pregunto a la Baronesa...No contesta, me mira incrédula y continúa la historia ... estas cosas le encantan.  Ellas,  Carolina y Estefanía Tatin,   regentaban a finales del XIX, el Hotel Tatin, en un pueblecito del centro de Francia, llamado Lamotte- Beuvron.  Lo cierto  (es un decir), es que, según la leyenda, un buen día Estefanía se despistó (realmente siempre fue más dada a los despistes que Carolina, eso es verdad...), y aquí está el origen de la tarta. Se dice que olvidó demasiado tiempo las manzanas al fuego, y se hicieron demasiado , recurriendo a taparlas con la pasta para no tirarlas.  Otra versión es que, por despiste, colocó en el molde   las manzanas antes que la pasta y al sacarla del horno vio su error, y decidió volcarla y servirla... afortunadamente para todos nosotros. Hay una tercera versión: que la tarta era una antigua receta de la región de Sologne...pero tiene menos encanto.

En fin...a la Baronesa estas historias le entusiasman y a los franceses, que convierten las cuestiones gastronómicas en asunto de estado... ¡oh la grandeur ! 



INGREDIENTES:
- para un molde de 24 cm. -

1,250 KG.  de manzana (he usado reineta, aprox 9 manzanas pequeñas)
90 gr. de mantequilla
125 gr. de azúcar
pasta quebrada



ELABORACIÓN:

Ponemos al fuego  el molde con el el azúcar y la mantequilla, para hacer un catamelo.
Cuando el caramelo esté listo y tenga un tono claro, colocamos las manzanas peladas, descorazonadas y partidas en dos, apoyándolas lateralmente, cubriendo perfectamente el molde,Tienen que quedar apretadas, sin huecos,
Mantenemos al fuego el molde durante unos 10 minutos, a fuego medio-suave. Retiramos.
Cubrimos con la pasta, metiendo muy  bien ésta por los bordes del molde, Presionamos bien la superficie sobre las manzanas y hacemos un pequeño orificio en el centro en la pasta.



Horneamos a 180 grados, con calor arriba y abajo, durante 30 minutos aprox. Necesitaremos cubrir la tarta con papel de horno, para que no se queme.
Sacamos del horno, dejamos reposar 5-10 minutos y volcamos sobre una fuente de tarta, con cuidado de no quemarnos con el almíbar que soltará.


Esta tarta puede comerse fría pero lo ideal es tomarla templada, es tan buena que no necesita nada,  pero  casa muy bien con nata, helado, o unas natillas muy ligeras. Sola o acompañada siempre estará buenísima
También puede añadirse canela a la manzana



domingo, 20 de noviembre de 2016

MANDARINAS CONFITADAS





Es mejor comprar la fruta confitada que hacerla en casa. Cuando la haces en casa y compruebas  la cantidad de azúcar que se necesita, el remordimiento te impide probarla. Por eso, la Baronesa Frambuesa nunca confita naranjas (sus favoritas), las compra, directamente... y las devora, a tal velocidad,  que su "tendero gourmet" está a punto de ponerle una placa a la entrada del establecimiento. Ya se sabe ojos que no ven... Con todo, hoy, con media docena de mandarinas, se ha lanzado a confitar, más que nada, para adornar tartas. Promete no probarlas, eso o Brasil la nombrará embajadora honoraria de sus azucareras... Dios no lo quiera!
,


INGREDIENTES:
5 mandarinas
agua y sal
1 vaso de azúcar
1 vaso y medio de agua



ELABORACIÓN:

El procedimiento es sencillo, requiere un par de días , por los tiempos de espera, pero el tiempo real de trabajo es mínimo. Aun así, personalmente creo que no compensa, se consigue fruta confitada de excelente calidad... y no sufriremos tanto pensando en el azúcar! 

Cortamos las mandarinas con un  grosor de aprox 1 cm. Yo he utilizado mandarinas "bombón" y he sacado 5 rodajas de cada una. Además he utilizado otra entera, que he pinchado con un palillo.
Cubrimos con agua y un poco de sal y ponemos a hervir. Mantenemos cinco minutos , retiramos y tiramos el agua utilizada. De esta manera se quitará el amargor de la piel
Llevamos a fuego con  un vaso de azúcar y el agua . Cocemos aprox 20 minutos a fuego suave.  Retiramos y tapamos. Dejamos macerar 12 horas
 Cocemos de nuevo, tapamos y dejamos reposar, hasta el día siguiente..
 Repetimos la operación por tercera vez. Dejamos enfriar y sacamos. 
Colocamos sobre una rejilla de horno, y mantenemos en éste a 100 grados, aprox. 10-15 minutos para secarlas. 
O bien, si lo preferimos,  colocamos directamente en tarros y guardamos