jueves, 27 de marzo de 2014

TARTA DE ALMENDRA ("estilo inglés") BAKEWELL TARTE





Siempre que la Baronesa Frambuesa habla de su vida en la  Gran Bretaña me siento como si estuviera viendo Downton Abbey! Y yo que creía que tanta tradición sólo existía en el cine!  

Cierto es que la cocina inglesa no ha hecho grandes aportaciones a la gastronomía, pero hay que reconocer su maestría en todo lo concerniente al té. En ningún otro lugar se ha cultivado tanto este ritual, en todos los sentidos: maneras, menaje, recetas dulces, saladas… Preparar un auténtico (afternoon) té inglés exige trabajo (bastante) y cuidar al máximo la presentación.  Lo ideal, es servir (entre otras cosas)  3 salados y 3 dulces. Hoy, la Baronesa tendrá que conformarse  sólo con uno, este clásico  Bakewell Tarte;  eso si,  servido al estilo  Downton Abbey... planta sótano, o sea...  las cocinas del servicio.




INGREDIENTES:

pasta sablé (*)

mermelada de frambuesa

150 gr. de mantequilla

120 gr. de azúcar

3 huevos

120 gr. de almendra molida

60 gr. de harina

7,5 gr. de levadura

4-5 gotas de extracto de almendra

almendras laminadas



ELABORACIÓN:

Forramos un molde (he utilizado uno de 11x35 cm) con la pasta sablé. Pinchamos el fondo con un tenedor, colocamos papel de horno y sobre él  algo de peso, para evitar que suba (puede ser arroz, lentejas, o similar). Horneamos 10 minutos a 180 grados aproximadamente. Sacamos del horno y dejamos enfriar 5 minutos. Transcurrido este tiempo, esparcimos una capa gruesa de mermelada, cubriendo toda la base

Batimos bien la mantequilla en pomada con el azúcar

Añadimos los huevos batiendo bien. Seguidamente, incorporamos el resto de los ingredientes, hasta terminar con la harina y la levadura tamizadas

Vertemos la crema en el molde,  bien distribuida. Colocamos encima las almendras en láminas

Horneamos 30 minutos a 180 grados.




(*) Yo, por falta de tiempo,  he utilizado pasta brisa (o quebrada) comprada. La pasta sablé, además de distinta proporción de ingredientes que la quebrada, lleva también azúcar. Prefiero esta opción, la tarta ya lleva azúcar suficiente y no necesita más. Para mí, la mejor brisa para tartas es la refrigerada de Lidl.

(*) Una vez frío podemos abrillantar la superficie, para ello yo utilizo una preparación a la venta en algunos supermercados, se vende en paquetes de 5 o 6 sobres. También, en establecimientos especializados en productos de pastelería, hay a la venta una gelatina, ya preparada, que sólo necesita calentarse en microondas. Ninguno de estos productos aporta sabor, sólo brillo.


(*) Ésta, es una clasiquísima tarta inglesa del siglo XIX, muy apropiada para la merienda  y el desayuno, no tanto para terminar una comida. Muy recomendable, es fácil y rica.






2 comentarios :

  1. He copiado la receta y me encantó. Felicidades Baronesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. A mi me chifla todo lo que lleva almendra. Me alegra mucho que te haya gustado!!!!

      Eliminar