jueves, 15 de mayo de 2014

ESPÁRRAGOS A LA PLANCHA CON JAMÓN Y PARMESANO





Con la llegada de la primavera, la Baronesa Frambuesa ha pensado iniciar una “cura detox “, así lo llama. Hoy ha comenzado su cura de una semana, tomando el caldo depurativo, no se puede decir que esté entusiasmada, precisamente. Para completar la dieta, la propuesta son platos ligeros, saludables, de  temporada, ricos, apetecibles, y… esto me encanta,  rápidos y fáciles. Hoy comenzaremos con unos espárragos, que son, sin duda, ideales en una dieta equilibrada, todo son ventajas: pocas calorías, vitaminas, nada de grasas ,color, sabor...

Veremos cuanto tiempo le duran las buenas intenciones, de momento a los espárragos, ya ha decidido ponerles algo de color. No le bastan las flores para alegrar la mesa, también ha decidido alegrar un poco los espárragos. En fin… no creo que cumplamos la semana, lo veo venir.




INGREDIENTES:

un manojo de espárragos verdes

aceite de oliva virgen

2 lonchas finas de jamón

Unas láminas de queso grana padano/parmesano




ELABORACIÓN:

Cortamos la parte dura del tallo. Para ello, sujetamos por el extremo y por el centro,  y dejamos que el esparrago “rompa”, se partirá en el punto adecuado, cederá en la parte que empieza a ser más blanda

2º Calentamos en una sartén amplia aceite de oliva virgen, cuando esté bien caliente echamos los espárragos, sin amontonarlos, directamente sobre el fondo. Dejamos que se hagan bien por todos los lados, hasta que tomen color

Colocamos en el micro las lonchas de jamón cortadas en trozos, las hacemos a máxima potencia 3 minutos. Sacamos del micro, cuando enfríen y estén crujientes deshacemos el jamón con los dedos

Retiramos los espárragos, los colocamos en una fuente y colocamos encima unas lascas muy finas de queso y el jamón



No es necesario añadir sal, pues el queso y el jamón ya aportan suficiente.


(*) Estos son espárragos verdes, no trigueros.

.


Si son gruesos pueden pelarse, sólo los tallos, con un pelador, hasta llegar a la parte blanca, no lo he hecho porque eran suficientemente delgados.

A algunas personas les gustan los espárragos al dente, y otros prefieren que estén más hechos. Para los amantes de las verduras es, casi un sacrilegio, pasarlos demasiado. Si no nos gustan al dente, podemos cocer los espárragos durante 5 minutos. Para ello introducimos el manojo atado en una olla,  con las yemas fuera del agua. Cuando hierva,  5 minutos en el agua será suficiente, para que los tallos estén suficientemente blandos y al gusto de quien los prefiere más blandos. Después los pasaremos por la plancha.