martes, 24 de junio de 2014

EMPANADA






Llegó el buen tiempo, el verano, la época de disfrutar de la naturaleza, de  platos sencillos nada sofisticados, es momento del picnic al aire libre.  Claro que el concepto "picnic" de la Baronesa Frambuesa es, claramente, de otro siglo: jardín privado (nada de público), cesta de mimbre, porcelaine de Paris, cristal de Bohemia, cave à liquer, servilletas de hilo, músicos tocando, un elefante, un par de leones, un ejército de esclavos sirviendo... lo normal,  tal cual  la Baronesa Blixen en Memorias de África. Claro que renunciaría a todo lo anterior (y a mucho más),  por irse de picnic (o lo que fuera), con  el Robert Redfort de hace 30 años. Cosa imposible.

Está claro que "su reino" no es de este mundo... así que, tendrá que conformarse con su elegante "utillaje", y una nada elegante empanada. Este plato, tan popular y corriente, es sencillo, muy socorrido y con tantas variaciones como países en que se cocina. No es refinado, moderno, distinguido, trendy, cool... pero como el Redford de hace 30 años, ¡está buenísimo!





INGREDIENTES:

Hojaldre aprox. 500 gr. 

1 cebolla grande

½  pimiento

 salsa de tomate natural (*)

2 latas de bonito en aceite de oliva

aceite de oliva

1 huevo

sal




ELABORACIÓN:

 Engrasamos ligeramente y cubrimos el fondo de un molde de 25 cm. de diametro,  con papel de horno

Cortamos la cebolla y el pimiento  y sofreímos en aceite. Cuando esté ya pochado, escurrimos bien  el exceso de aceite añadimos la salsa de tomate, probamos de sal y  añadimos las latas de bonito. Dejamos enfriar

Forramos un molde con la mitad del hojaldre y extendemos el guiso. Cubrimos con el resto de la masa. Pintamos con huevo batido

Introducimos en el horno precalentado a 180 - 200º (según horno), por espacio de 30 minutos. Si fuera necesario, cubrimos con papel para evitar que se queme la superficie


(*) La cantidad de tomate dependerá de los gustos. Yo utilizo aproximadamente media taza, lo más natural posible, si es hecho en casa mejor  aún. 




Hay muchas recetas de masa para empanadas, pero  yo utilizo siempre hojaldre. Hasta ahora, las masas de empanada tipo pan me han parecido una vez frías, muy secas. Es verdad que  calientes están buenas, pero éste es un plato muy socorrido para tomar frío, tanto en casa como en excursiones. El hojaldre mantiene la jugosidad, y aunque esté frío, sigue estando buenísimo.  Mi experiencia cuando preparas una empanada de hojaldre y otra de ese tipo de masas, es que, la primera gana por goleada, gusta muchísimo, y no queda nada de nada.



Si utilizamos hojaldre refrigerado, sobre la marcha podemos en 40 minutos, tener lista la empanada para salir del paso. Es importante elegir el hojaldre adecuado, ni seco, ni grasiento, en su punto justo. Personalmente prefiero los refrigerados a los congelados. Pocas veces (cada vez menos), lo hago en casa, es mejor, pero da trabajo y además se necesita tiempo.


Obviamente, admite cualquier relleno que se nos ocurra: desde guisos de carne variados, bacalao con pasas, sardinas en aceite con tomate natural, langostinos, etc., hasta simplemente jamón y queso en plan rápido-rápido.  Es muy importante que el hojaldre esté frío. El guiso debe estarlo también cuando rellenamos la empanada, y una vez lista, si no vamos a hornearla de inmediato, mantenerla en el frigo.



¡POR FAVOR! si alguien tiene alguna formula para la masa (ni  hojaldre, ni  pan), me encantaría probarla,  decidme como y haremos la prueba, ¡a la Baronesa le encantaría probarla!