jueves, 12 de junio de 2014

ETON MESS (FRESAS CON NATA)







La Baronesa Frambuesa es experta en “naming”, o sea, en llamar a las cosas por otro nombre. Como hoy.  A las fresas con nata, de toda la vida, ella las llama Eton Mess. Bueno... es verdad que les pone un poco de merengue, pero sobre todo, lo que les pone, es otro nombre...  ése que les da un aire distinguido y especial.

Claro que,  este postre del siglo pasado, con larga tradición e historia, en los  partidos de cricket del famosísimo Eton College, nos va a venir que ni pintado.  Es sencillísimo y perfecto para las reuniones en las que queremos tenerlo todo listo, sin trabajar mucho. Quedará muy bien  dispuesto en copas, o si somos muchos (o hay niños por medio), en pequeños vasos de usar y tirar, más cómodo  imposible. 

Aquí no jugamos al cricket, somos más de fútbol, así que nos vendrá genial cuando nos reunamos para ver la final de España:  un picoteo variado,  el Eton Mess, y…  ¡a brindar!




INGREDIENTES:

600 gr. de fresas

2 cucharadas soperas rasas de azúcar (*)

3 cucharadas soperas de vinagre de Módena

400 ml. de nata para montar

60 gr. de azúcar glass

merengues (*)



ELABORACIÓN:

Aplastamos las fresas con un  tenedor de manera irregular. Añadimos 2 cucharadas rasas de azúcar y el vinagre y , si tenemos tiempo,  dejamos macerar 1 hora en el frigo  

Montamos la nata muy fría batiendo  con las varillas, añadimos el azúcar glass

Colocamos una capa de nata (*), otra de fresas y deshacemos toscamente los merengues, en trozos irregulares, y los colocamos sobre las fresas. Decoramos y llevamos al frigo, hasta el momento de servir



Realmente éste es un postre sencillísimo, que podemos improvisar sobre la marcha.


(*) El azúcar en esta receta va a depender de como seamos de golosos. Personalmente, prefiero no añadir azúcar a las fresas, la nata y el merengue ya tienen suficiente, pero claro, cada uno tiene su punto de azúcar.

(*) Creo que lo ideal sería doble cantidad de fresas que de nata, pero… otra vez dependerá de nuestro gusto… y del miedo a las calorías.



(*) Creo que no merece la pena, en este caso, pararse a preparar  los merengues; en cualquier buena pastelería los encontraremos, la cantidad dependerá del tamaño de los mismos. Además, comprándolos, podemos improvisar sobre la marcha y en 20 minutos tendremos listo el postre.