martes, 15 de julio de 2014

TARTA DE QUESO SIN HORNO








Es verano, y  parece que todos queremos simplificar el trabajo, hasta la Baronesa Frambuesa se vuelve sencilla (debe ser  un espejismo... por el calor, supongo). Nada de preparaciones de última hora, ni postres calientes, ni mesas serias... todo más ligero, casual, colorido  y veraniego. Por ello,  elige  platos rápidos, fáciles, sencillos y poco sofisticados, como esta  tarta,  no por conocida, menos buena. Ésta,  es una de sus favoritas de cualquier estación. Claro que para ella, favorita es la que toque ese día, su paladar (y su línea) es muy agradecido. Puede  que para mantener su talla no sea lo más adecuado, pero un poquito es una tentación a la que no puede resistirse… ni quiere.



INGREDIENTES:

400 ml. (2 tetrabricks) de nata líquida
½ litro de leche
1 taza de azúcar
1 sobre de cuajada
1 y ½ tarrina de queso crema
Azúcar para caramelo líquido
Una plancha de bizcocho, o sobaos, o magdalenas (lo que tengamos)




ELABORACIÓN:

Hacemos caramelo líquido y bañamos el molde que vayamos a utilizar

Mezclamos todos los ingredientes (a excepción del bizcocho o sobaos…) y mezclamos bien utilizando la  minipimer

Colocamos en una olla, llevamos al fuego, sin dejar de remover con una cuchara de madera o silicona, para evitar que se pegue. Dejamos hervir 3 o 4 minutos y retiramos

Vertemos la crema en el molde. Colocamos sobre la crema finas láminas del bizcocho y llevamos al frigo. Listo





Esta facilísima y conocida tarta es todo ventajas: está buenísima, no lleva tiempo,  y se prepara con antelación, (al menos 2 días antes de consumirla), con la comodidad que esto supone, nada de agobios de última hora. No hay nada que pesar, no hay que controlar la temperatura, no hay que controlar el tiempo,  ni encender el horno... ¡con el calor que hace!




Podemos utilizar un molde grande y dividir en porciones, o utilizar moldes individuales de diferentes formas,   el sabor será el mismo, pero "lucirá" más.