jueves, 3 de julio de 2014

TARTA SEMIFRÍO DE YOGURT







Hoy la  Baronesa Frambuesa ha protestado lo suyo con el postre. No le gustan nada (de nada) las bandejas de papel. Tampoco los adornos "falsos". Según ella,  todo lo que se coloca en el plato debe ser comestible, nada de atrezzo, no lo dirá por ella... Claro que ha sido probar la tarta y acabarse las protestas. ¡ Pensé que iba a comerse hasta el pelícano!




INGREDIENTES:

-para la base-
3 huevos
3 cucharadas soperas de azúcar
3 cucharadas soperas de harina

-para el almíbar-
2 vasos de agua
5 cucharadas soperas de azúcar
Una piel de limón o naranja
5 cucharadas de sirope de fresa
5 cucharadas de Cointreau o kirsch

-para la  mousse-
1 tarrina de yogurt de frutos del bosque de 500 gr
200 ml. de nata para montar ( un brick)
4 cucharadas soperas (ni rasas, ni colmadas) de azúcar glass
3 hojas de gelatina (*)

-para la cobertura-
el almíbar
5 hojas de gelatina
colorante alimentario rojo





ELABORACIÓN:

Para realizar una tarta de 20x24 cm., o bien una circular de 20-24 cm. En función de la medida de la base, tendrá más o menos altura. Creo que luce siempre más si es alta y de formato más pequeño. Para realizar esta tarta siempre vamos a necesitar un aro de pastelería.

1º  Conectamos el horno a 180º

Batimos las claras a punto de nieve

Añadimos las yemas y seguimos batiendo, después el azúcar (batimos), y por último la  harina tamizada

Vertemos la preparación en un molde que nos permita obtener una base de la medida del aro que vamos a utilizar

Llevamos al horno 15 minutos y retiramos

Mientras tanto, realizamos un almíbar, llevamos al fuego el agua, azúcar, vainilla, y piel. Dejamos hervir 5 minutos. Retiramos y añadimos el sirope y el licor

Colocamos la base de la tarta en la fuente donde vamos a servirla. Colocamos el aro de pastelería sobre la base, presionamos y cortamos el sobrante, si el bizcocho es de mayor medida. Bañamos ligeramente (sólo unas cucharadas) con el almíbar, la base no debe quedar excesivamente húmeda, puesto que podría  deshacerse al servirla

En un bol colocamos el yogurt. Hidratamos las hojas de gelatina en agua fría. Calentamos unas cucharadas (4 o 5)  de leche,  almíbar, o almíbar de cerezas (lo que tengamos a mano), escurrimos bien la gelatina y disolvemos en el líquido. Colamos sobre el yogurt, mezclamos muy bien

Montamos la nata muy fría con varillas, en un recipiente que previamente habremos mantenido en el frigo, añadimos el azúcar glass
.
10º Añadimos la nata al yogurt, mezclamos bien ambas preparaciones, con movimientos envolventes  de  abajo arriba

11º Vertemos sobre la base de la tarta y llevamos al frigo, mejor de un día para otro, o de la mañana a la tarde

12º Transcurrido este tiempo, calentamos un cuarto de vaso de almíbar, y disolvemos en esa cantidad la gelatina hidratada. Mezclamos con   el almíbar y añadimos el  colorante alimentario hasta que adquiera el color deseado. Vertemos sobre la tarta y dejamos en el frigo hasta que la cobertura haya cuajado. Retiramos el aro con cuidado, decoramos y servimos





(*) Es una tarta muy fácil, ni siquiera necesitamos una balanza para medir las cantidades. Sólo necesitamos tiempo, mejor dicho, previsión. No es una tarta que podamos hacer sobre la marcha, para tomar en una hora, como puede ser una tarta de almendra. No podemos hacerla con prisas.


(*) La cantidad de hojas de gelatina que utilizo para la mousse suele ser de 2,5-3, no obstante, si voy a transportar la tarta, aumento la cantidad hasta 3,5- 4, para evitar desastres.


(*) Está mejor después de 24 horas que el mismo día que se hace. Ésto tiene la ventaja de poder realizarla 1 o 2 días antes de tomarla.


(*) Con la cantidad  de azúcar utilizada no queda en absoluto dulce, pero si preferimos postres con más dulzor habrá que aumentar la cantidad.




Aunque en apariencia pueda recordar (un poco) al semifrío de frambuesa y vainilla, hay bastante diferencia entre ellas, en precio, laboriosidad y gusto. Pero  este semifrío de yogurt es  una tarta muy  aparente, de esas que parecen mucho más complicadas de lo que realmente son. Además, es muy ligera y fresca, lo que permite servirla como postre de una cena o almuerzo. Eso sí, no admite congelación.