miércoles, 3 de septiembre de 2014

MERMELADA DE MORAS








La Baronesa Frambuesa ha vuelto. Siempre que vuelve (de donde quiera que vaya), regresa con más equipaje del que se ha ido, lo que parece imposible cuando la ves marchar. Esta vez,  estaba completamente segura de que volvería con el mismo número de kilos (de  equipaje),  con que se había ido; a fin de cuentas se iba al campo y allí no tenía muchas posibilidades de comprar y comprar… 

Ya, ya…ha regresado con un cargamento de mermelada de moras, suficiente para endulzar  los desayunos de todo el edificio en los próximos meses, (cierto es  que la densidad de población  del edificio, debe ser comparable a la de Australia… ) Y no sólo eso,  según cuenta a todo el mundo, ha sido elaborada por ella misma. Ésto, si es un auténtico acontecimiento. Desde que la conozco, jamás la he visto pisar la cocina, llega hasta el office, pero de ahí no pasa, como si al otro lado del cristal existiera un campo minado.  Lo bueno del asunto  es que su debut no ha podido ser mejor: hay que reconocer que su mermelada está buenísima. Mucho ha tenido que aburrirse para internarse en ese campo minado de moras…


INGREDIENTES:

moras

la mitad del peso de las moras de azúcar moreno




ELABORACIÓN:

Colocamos una capa de moras y sobre ella una capa de azúcar, continuamos por capas hasta terminar. Cubrimos y dejamos macerar 24 horas

Llevamos al fuego y removemos hasta que las moras estén blandas. Trituramos  (*)

Llevamos de nuevo al fuego bajo, sin tapar removiendo, por espacio de 40 minutos. Si queremos una mermelada densa lo mantendremos más tiempo a fuego bajo, sin dejar de remover. Dependerá de nuestro gusto

Esterilizar los tarros de cristal en una olla con agua, dejándolos hervir 15 minutos

Si vamos a consumir la mermelada en los días siguientes, mantenerlos cerrados  en el frigo. Si vamos a tardar, conviene cerrar bien los tarros, colocarlos en una olla con agua y dejarlos durante 30 minutos, desde que el agua rompe a hervir. Dejarlos enfriar y secarlos



(*) Triturar la mermelada dependerá de nuestro gusto. Como son frutos muy pequeños se irán deshaciendo con la cocción, en pequeños trozos, por lo que podemos dejarla tal cual. Pero depende del gusto de cada uno.



(*) Esta mermelada tiene un sabor buenísimo y especial, pero recuerdo que   tiene muchas pepitas.