domingo, 14 de diciembre de 2014

HOJAS DE CHOCOLATE, DECORACIÓN NAVIDEÑA







Siguiendo con su carrera de fondo hacia la Navidad, la Baronesa Frambuesa continúa con sus quehaceres: unas luces (leds, que no se diga que no es moderna) por aquí, un árbol (bosque, más bien) por allá, bolas de cristal antiguo (mírame y no me toques), un misterio barroco (digno de museo) y... de cuando en cuando, entre tanto adorno, algo que llevarse a la boca, para no desfallecer de tanto trabajo (!!!!)




Los adornos comestibles siempre están presentes. Hoy, en su afán por llenar la despensa de detalles que den aire navideño al plato, le ha tocado el turno a las hojas de chocolate. Sencillo, como todo lo que hace, y al alcance de cualquiera. Sólo necesitaremos un poco de paciencia, también  algo de paciencia y...por si no lo he dicho, paciencia.




Aunque con esos ingredientes, el resultado está garantizado, también nos vendrá bien tener unas hojas (mejor si son de acebo), una tableta de chocolate fondant y un pincelito. La elaboración es un juego de niños.




1. Fundimos el chocolate en el micro

2. Pintamos cada hoja con una capa gruesa de chocolate y llevamos al frigo

3. Volvemos a pintar y, de nuevo al frigo

4. Despegamos con cuidado para no romper las hojas

5. Con el chocolate fundido, pegamos las hojas de dos en dos, y sobre ellas pegamos una cereza



Listo!