domingo, 22 de febrero de 2015

FINANCIERS DE TÉ MATCHA







Los financiers son uno de los dulces favoritos de la Baronesa Frambuesa. Normal, todo lo que suena a finanzas, ejerce una especial atracción sobre ella; si, a finanzas, añadimos "suizas", entonces la atracción es total. El aspecto característico de los financiers se debe a los suizos; lógico, su forma elegante y su sabor delicado, casan muy bien con la principal actividad del país: las cuentas opacas y discretisimas su eficiente banca.  Aunque su origen está en los pastelitos que elaboraban las monjas de la Orden de la Visitación en Francia, a los helvéticos les faltó tiempo para darle su forma de lingote (hasta entonces eran redondos),  y dedicarlos a sus trabajadores  más preciados: los financieros, que, de esta manera, reponían fuerzas, y continuaban trabajando, sin mancharse las manos. Su exquisito sabor los ha convertido en un pastelito muy demandado por todo el mundo, porque... lo que es bueno para la banca suiza, ¡es bueno para el común de los mortales!

Leyenda o no, hoy en día se elaboran con múltiples variaciones, con pistacho, avellana, nuez,frutas, aromas variados... Estos llevan un ingrediente muy de moda, el famoso  té matcha que, con su   calidad superior y  su esmerado cultivo, les da un gusto especial y delicado. Bien sea así , o en su versión más clásica, los financiers son siempre  un dulce apreciadísimo y nada complicado de elaborar.




INGREDIENTES:

- para media docena -
150 gr. de claras (3 claras de huevos grandes)
150 gr. de mantequilla
135 gr. de azúcar glas
50 gr. de harina
80 gr. de almendra
10 gr. de té matcha Inffusions (aprox. una cucharada sopera rasa)


ELABORACIÓN:

1. Precalentamos el horno a 180 grados de temperatura

2. Fundimos la mantequilla, y dejamos que cueza hasta alcanzar el punto "noisette" (avellana), es decir, un color oscuro, avellana, como su nombre. Colamos, para eliminar las impurezas   negras y dejamos enfriar

3. En un bol mezclamos bien azúcar, harina, almendra y té

4. Añadimos las claras y mezclamos uniformemente

5. Añadimos la mantequilla , hasta conseguir una mezcla uniforme y sin grumos

6. Llenamos los moldes, previamente engrasados,y llevamos al horno, entre 15 y 20 minutos. Deben quedar bien cocidos, pero no en exceso, como siempre, transcurridos los 15 minutos probaremos, pinchándolos con un palillo, el estado de cocción