domingo, 12 de abril de 2015

(TARTA DE) TIRAMISÚ





El tiramisú es un postre que nunca falla. Al menos, eso es lo que dice la Baronesa Frambuesa. Ante la duda, o la falta de información sobre los gustos de los invitados, ella se decide siempre por "el italiano". Salvo que alguien tenga una alergia a alguno de los ingredientes, o un odio furibundo a todos los quesos, no conozco a nadie (dice), que haga ascos a este postre. Por si fuera poco es rápido, sencillo y no se necesita ninguna idea de cocina para realizarlo; lo único imprescindible es un buen mascarpone, de los de verdad. Con qué poco conquistan el mundo en Italia!, exclama entregada. Ya ves, dice, el italiano nunca defrauda ... a veces creo que, el italiano, no es un tiramisú...


INGREDIENTES:
(para 8-10 personas)

500 gr. de mascarpone
4 huevos XL 
8 cucharadas rasas de azúcar
120 ml. de licor(*)
1 vaso de café (o descafeinado) fuerte
cacao
virutas de chocolate negro (*)
5 hojas de gelatina (*)
bizcochos, mantecadas, plancha de bizcocho, etc, lo que se prefiera



ELABORACIÓN:

Hemos realizado una tarta, por lo que utilizamos la gelatina para dar consistencia y compactar, así podemos servirla "sin desmoronarse". La elaboración es exactamente igual que cualquier tiramisú, solo cambiará la presentación, no el sabor; a partir de aquí cualquiera puede realizar la preparación que prefiera, en cuencos individuales o en tarta. la diferencia de trabajo es mínima.

1. Hacemos un café fuerte y mezclamos con menos de la mitad del licor. 

2. Separamos las yemas de las claras y montamos éstas a punto de nieve con 3 cucharadas de azúcar.

3. Montamos las yemas con las varillas hasta que hayan triplicado su volumen, a medio montar añadimos el resto del azúcar.

4. Añadimos el mascarpone y mezclamos bien con las yemas.

//En este punto, si nos decidimos por realizar la tarta,  hidratamos la gelatina en agua fría. Calentamos aprox. 5 cucharadas de leche y disolvemos la gelatina en ella, colamos sobre la crema y removemos bien para integrar la gelatina perfectamente. Continuamos con el siguiente paso//

5. Añadimos a la crema el resto del licor

6. Empapamos los bizcochos en el café frió, sin que se deshagan pero lo suficiente. Colocamos en los cuencos individuales.

//Si servimos como tarta, colocamos un aro de pastelería sobre la bandeja de servir. Forramos el fondo de la tarta con los bizcochos mojados en café//

7. Extendemos una capa de la crema sobre los bizcochos, espolvoreamos por encima cacao, o virutas de chocolate negro (según nuestro gusto). Extendemos otra capa de bizcochos mojados, otra de crema y llevamos al frigo.

// Para la tarta, extendemos la primera  capa de crema sobre los bizcochos, y llevamos al congelador, aprox. media hora para que adquiera consistencia. Sacamos, espolvoreamos el cacao (o chocolate), cubrimos con la segunda capa de bizcocho y terminamos con la crema. Llevamos al frigo hasta el día siguiente//

8. A la hora de servir, espolvoreamos con abundante cacao y servimos


Si queremos decorar la tarta con una banda de chocolate, cortamos papel de horno del ancho deseado y un par de centímetros más lagor del perímetro de la tarta. Fundimos el chocolate en el micro, extendemos sobre la tira de papel, y aún caliente rodeamos la tarta como un cinturón, uniendo los dos extremos (chocolate con chocolate). Llevamos al frigo, a los diez minutos podremos despegar el papel sin dificultad y el chocolate se habrá adherido. Cortamos el chocolate que sobresale en la unión con un cuchillo caliente



(*) Utilizo el mismo licor para añadir a la crema que para bañar los bizcochos. Como siempre es cuestión de gustos. Podemos mezclar el café con licor de café y añadir a la crema amaretto, u otro de nuestro agrado. En mi caso, mezclar dos licores (con tanto sabor) no me gusta mucho. Por otra parte el amaretto, aún siendo un licor buenísimo y muy muy italiano, deja un sabor peculiar que no gusta a todo el mundo;  así que voy a sabores más populares (aunque sean menos apropiados para el tiramisú) como el cointreau